22 de febrero de 2012

Más allá de Doctor Who


Con el estreno en 2005 de las nuevas temporadas de Doctor Who la serie y toda la parafernalia que la rodea vivió un renacimiento que no solo la devolvió la gloria de tiempos pasados si no que, con el éxito internacional, la aumentó. Pero no todo fue de color de rosa para el mundo de Doctor Who, puesto que desde que la serie se cancelara en 1989 hasta su "regeneración" se vivieron dieciséis oscuros años [1] en los que mantener el recuerdo de la serie era de todo menos fácil.

Pero durante estos años, gracias al trabajo de unos cuantos fans incondicionales, la colaboración de pesos pesados del mundo de la serie y la permisividad de la BBC para la explotación de sus derechos y patentes se produjeron una serie de spinoffs de la serie lanzados directamente a vídeo y que, en cierto modo, mantuvieron vivo el espíritu de la misma. Esta es su historia.

Los precedentes, Wartime:

Wartime, producida por Reeltime Pictures, es el primer spinoff de Doctor Who en realizarse. De apenas treinta minutos de duración, la película se rodó en 1987, dos años antes de que la serie se parara, con el consentimiento de la BBC y el creador de U.N.I.T., Derrick Sherwin, con la única condición de que el personaje de El Doctor no fuera mencionado en ningún momento.

En ella se recupera el personaje de John Benton, interpretado por John Levene, el oficial de U.N.I.T. mano derecha del Brigadier que participó en Doctor Who entre 1968 y 1975. La historia cuenta como en una misión para U.N.I.T. Benton tiene que volver al lugar donde se crió, donde tendrá que enfrentarse a los fantasmas de su pasado. Un ejercicio de introspección que en 1997 fue revisado por sus creadores, añadiendo un audio cameo del Brigadier en persona, Nicholas Courtney.

La BBV:

BBV (Bill and Ben Video), es una productora de vídeo y audio famosa por ser la compañía más prolífica a la hora de crear material apócrifo de Doctor Who. Con gente detrás de la cámara y a los guiones como
Nicholas Briggs (voz de los Daleks, entre otros), Mark Gatiss y con Peter Davison, Colin Baker, Jon Pertwee, Sylvester McCoy, Nicola BryantCaroline John entre otras muchas celebridades whovians repartiéndose los papeles principales.

The Stranger es, posiblemente, la serie de films que más se aproxima al estilo Doctor Who. Es una explotation de las aventuras del Sexto Doctor y su compañera Peri, con Colin Baker como un misterioso viajero en el tiempo y Nicola Briant como su asistente, la Señorita Brown. Un total de seis films se rodaron de las aventuras de The Stranger entre 1992 y 1995, todas ellas dirigidas por Bill Bags y escritas por Nicholas Briggs.

[+] The Stranger: Summoned by Shadows, More than a Messiah, In Memory Alone, The Terror Game, Breach of the Peace y Eye of Beholder.

En AUTON la dupla Bags/Briggs vuelven a trabajar juntos, esta vez para retomar una de las historias recurrentes de la era del Tercer Doctor, la de la Consciencia Nestene y los Autons. La buena acogida de esta resurrección de unos de los villanos más icónicos de la serie produjo la creación de Cyberon, que traía de vuelta a unos aliens que podríamos decir que eran primos hermanos de los Cybermen.

[+] Auton, Auton 2: Sentinel, Auton 3: Awakening.

[+] Cyberon.

P.R.O.B.E. es un spinoff centrado en Elizabeth Shaw, primera compañera del Tercer Doctor interpretada por Caroline John. En este caso se trata de una serie de cuatro películas sobre las investigaciones de Shaw para  Preternatural Research Bureau. Más centrado en lo paranormal,  P.R.O.B.E. es un thriller muy influenciado por Expediente X escrito por Mark Gatiss con él mismo y su compañero de The League of GentlemenReece Shearsmith, como actores secundarios.

[+] P.R.O.B.E.: The Zero Imprerative, The Devil of Winterborne, Unnatural Selection y Ghosts of Winterborne.

Por su parte, The Airzone Solution es la única producción de BBV que no tiene relación argumental con Doctor Who, pero para su reparto se quiso contar con todos los actores vivos que habían interpretado al Doctor hasta entonces siendo Tom Baker el único que rehusó la oferta. Este thriller de ciencia ficción medioambiental sobre la contaminación y polución además contó con la participación del ahora famoso Alan Cumming y de Michael Wisher, el primer actor en ponerse la máscara de Davros.

[+] The Airzone Solution.

Reeltime Pictures:



Reeltime Pictures, que fueron los primeros en subirse al carro de los spinoff de Doctor Who con Wartime, siguieron la estela de BBV aunque no tan prolíficamente. Sin embargo sí que produjeron un puñado de películas a tener en cuenta, Downtime, Shakedown y la saga Mindgame.

Downtime es la continuación de las historias clásicas de Doctor Who protagonizadas por el Brigadier y el Yeti. Para ello Nicholas Courtney, Deborah Watling, Jack Watling y Elisabeth Sladen retomaron sus papeles como el Brigadier Lethbridge-Stewart, Victoria Waterfield, Professor Travers y Sarah Jane Smith, respectivamente. Toda la película rezuma nostalgia por el pasado además de mimetizar bastante bien el espíritu y formas de hacer de los seriales clásicos de la serie.

Shakedown: Return of the Sontarans, anterior a Downtime, trae de vuelta a dos razas alienígenas del universo de Doctor Who, los Sontaran y sus archienemigos los Rutan. En esta historia que cuenta como los pasajeros de un barco tienen que resistir la invasión de estas dos razas se  contó con la participación de Carole Ann Ford (que interpretó a Susan, nieta y primera compañera del Doctor), Sophie Aldred (que curiosamente interpretó a ACE, última compañera de la serie por aquel entonces) y, de nuevo,  Michael Wisher.

[+] Shakedown: Return of the Sontarans.

Por último la saga Mindgame cuenta como un humano (Sohie Aldred repitiendo), un Sontaran (hay que aprovechar los trajes) y un Draconiano (otro de los monstoruos clásicos de la serie) tienen que unir sus fuerzas y vencer sus prejuicios para poder escapar de la prisión en la que están recluidos.

[1] Más oscuros si cabe si tenemos en cuenta que en ese tiempo se estrenó la TV Movie que pretendía revitalizar la franquicia y que casi consigue lo contrario.

19 de febrero de 2012

Imprescindibles británicas: The League of Gentlemen


The League of Gentlemen [1], antes que una serie de televisión, fue un programa radiofónico de BBC Radio 4 que debe su nombre al elegido por sus creadores y protagonistas para nombrarse como grupo cómico. Así pues, Jeremy Dyson, Mark Gatiss [2], Steve Pemberton y Reece Shearsmith llevan desde 1994 desarrollando una serie de rutinas cómicas que encontraron su cenit en la serie que nos ocupa a continuación, que contó con tres temporadas, un especial de Navidad y una película entre 1999 y 2005, y que entre otras muchas cosas de las que les hablaré a continuación significó la revitalización televisiva de los programas de sketches que años más tarde se pondría en boca de la mayoría gracias al éxito de Little Britain [3].

Así pues, The League of Gentlemen (a partir de ahora TLG para abreviar) no es una serie de sketches pura si no un híbrido entre este tipo de programas y las ficciones más comunes al basarse de una serie de situaciones y personajes regulares (la gran mayoría de ellos interpretados en su totalidad por Gatiss, Pemberton y Shearsmith) cada temporada [4]. Y si la serie ya se define como una anomalía según su formato más lo hace en la forma. TLG hace gala de un humor negro, negrísimo, de ese tan característico del que exportan los británicos, siempre influenciado estética y argumentalmente por los clásicos del terror. Una forma de hacer que más tarde el grupo refinaría y acentuaría con su siguiente proyecto para televisión, Psychoville.

En Psychoville, siendo breves, Pemberton y Shearsmith serializan los conceptos y el humor de TLG y crean una comedia a medio camino entre la sitcom y el thriller en el que el homenaje a los clásicos de terror se multiplican, al igual que la galería de personajes freaks. Y es en Psychoville donde, posiblemente, el grupo alcanza el tope de su creación con la realización del cuarto episodio de la primera temporada en la que, con Mark Gatiss de actor invitado, se consigue lo que parece un imposible. Un episodio de apenas treinta minutos grabados en un solo plano secuencia que con cuatro actores no solo homenajea a La Soga de Hitchcock si no a la forma de hacer del teatro cómico. Imprescindible.

Con el anuncio de que no habrá tercera temporada de Psychoville y con Mark Gatiss metido en mil y un proyectos no se deslumbran muchas novedades del grupo en un futuro próximo, lo que es una lástima porque, gustos a parte, el sello y maneras de este grupo es único e incopiable. Larga vida a la liga de los caballeros.

[1] El nombre del grupo es un homenaje a la película homónima de Basil Dearden.

[2] El omnipresente Mark Gatiss. Sin duda el más prolífico del grupo tanto en funciones de guionista como de actor tan de boca ahora por cumplir ambos trabajos muy satisfactoriamente en Sherlock.

[3] Fíjense hasta que punto está influida la serie de Walliams y Lucas por The League of Gentlemen que hasta comparten director, Steve Bendelack, y el propio Mark Gatiss figura como guionista editor de la misma.

[4] Hablando del formato. Durante las dos primeras temporadas, las risas que se escuchan durante la serie se enlataban en post-producción mientras que en el especial de Navidad y tercera temporada estas se eliminaron.

[+] Este artículo está incluido en la iniciativa #unaseriebritanciaporblog encargada de reivindicar la ficción británica de todos los tiempos. No duden en unirse con sus recomendaciones, y avisen para poder crear una lista que sirva de ayuda para todos los que quieran meterse en ellas.

15 de febrero de 2012

Being Human


Uno de los muchos inconvenientes con los que se encuentra el formato serializado es el tiempo, o más bien el paso de este. Es difícil plantear una historia a largo plazo cuando, contratos o infortunios a parte, no depende de uno mismo la durabilidad de un reparto fijo. Y en el caso que nos ocupa, el de Being Human, vemos como el comienzo de su cuarta temporada se ve afectada por la marcha definitiva en su primer episodio de uno de sus protagonistas, el cada vez más omnipresente Russell Tovey [1], que dice adiós a la serie tras la marcha la temporada anterior de dos de sus compañeros de reparto, Aidan Turner y Sinead Keenan. En tres temporadas Being Human ha perdido al setenta y cinco por ciento de su reparto protagonista original, un dato que parece más apabullador si tenemos en cuenta el formato corto que tienen las series británicas. En veintidós episodios, una temporada americana, Being Human se ha lavado la cara casi completamente. Pero por dentro, en el fondo, no ha cambiado apenas.

Las bases de la serie son claras desde el comienzo y, por muchas desavenencias que le echen encima, Toby Whithouse [2] parece mantenerse estoico ante ellas. En tiempos en el que el fantástico y el terror se volvió a poner de moda de aquella manera como quien dice con sagas como Crepúsculo o series como True Blood , Being Human no actualiza si no que reformula el género desde cero a la vez que se mueve entre la comedia más macabra y el drama más trágico haciendo uso de un presupuesto mínimo. Un presupuesto que condiciona su estilo y que junto a una escenografía feísta y un uso nada timorato de litros y litros de sangre artificial  le da un aire de terror clásico que, desde luego, le alejan y diferencian de otras producciones.

Y aunque el reparto de la serie haya mutado casi en su totalidad, cuatro años después se puede seguir definiendo a Being Human con la misma frase con la que se definió en el momento de su estreno. "Un vampiro, un hombre lobo y un fantasma comparten casa y...". Y la siguen compartiendo y sigue siendo el centro de una serie que trata las relaciones humanas a través de las desavenencias de unos personajes nada humanos que, en muchas ocasiones, saben tan poco sobre su condición como el espectador. Así, además, la serie va construyendo una mitología desde su comienzo muy laxa y abierta que le permite dar giros y giros sobre sí misma. Pero siempre girando dentro de un eje fijo.


[1] A parte de en Being Human, en los últimos años hemos podido ver al bueno de Tovey en Sherlock, House, Doctor Who o protagonizando otra serie que ya tiene dos temporadas (y que desde aquí les recomendamos mucho) Him & Her.

[2] Apunten su nombre. Creador y guionista de la serie, así como de Torchwood y Doctor Who, es el mejor posicionado en la carrera para sustituir a Steven Moffat como productor ejecutivo de ésta. Suyos son los episodios School Reunion, The Vampires in Venice y The God Complex.

14 de febrero de 2012

Ronda de Ilustraciones (Edición San Valentín)

Para todos los whovians, que aman con dos corazones...



... para aquellos que un apocalipsis zombie es lo que menos le preocupa para mantener viva la chispa...


... e, incluso, para aquellos que pasen solos este día.


Y ya saben, para más pobres ilustraciones repletas de chistes de dudosa calidad, nuestro TUMBLR siempre on fire las veinticuatro horas al día, los siete días a la semana.

10 de febrero de 2012

Luck

Basta con ver el curriculum de su creador para tener claro que Luck, la nueva serie de HBO protagonizada por Dustin Hoffman, no va a ser de fácil digestión. Incluyendo los anteriores trabajos de David Milch, esa obra maestra llamada Deadwood y la bastante menos apreciada (por méritos propios) John From Cincinnati, se puede extraer como factor común una notable e intencional falta de consideración por la comprensión a corto plazo de sus espectadores. Si encima de ésto la historia se centra en un tema tan específico y poco popular como es el mundo de las carreras de caballos, te encuentras con una serie que difícilmente va a gustar al gran público. ¿Y a quién demonios le importa? HBO ya la renovó para una segunda temporada, David Milch duerme como un bebé y a mí me encanta.

Es cierto que el episodio piloto (escrito por Milch y dirigido con maestría por Michael Mann) es hermético y no se molesta demasiado en introducir personajes y explicar sucesos de forma directa, pero las críticas que fueron apareciendo por internet tachándola de incomprensible (y como consecuencia, aburrida o poco interesante) me parecen exageradas. Luck, como otras series de HBO, The Wire por ejemplo, es una serie planificada a largo plazo, pensada para ser entendida con el tiempo y en su conjunto, no por escenas o episodios en particular. Requiere paciencia, atención, reflexión al final de cada episodio e incluso un poco de documentación[1], pero desde luego no hace falta ser un genio para enterarse de lo que pasa. Centrada en el Hipódromo de Santa Anita, California, Luck muestra una visión realista y por capas del mundo de las apuestas y las carreras de caballos. Con una gran trama de crimen e intereses ecónomicos de fondo, la serie va introduciéndonos las funciones, el día a día y la interacción entre los distintos implicados: los jockeys, peones que pueden decidir determinadas jugadas; los entrenadores de caballos, los grandes estrategas; los propietarios, que por sus intereses tienden a ensuciar el deporte; y los handicappers (los que apuestan con conocimiento), que aparentan ser elementos externos pero en cualquier momento se pueden solapar con cualquiera de las otras tres clases. La esencia de Luck se encuentra en el subtítulo que se puede ver en el poster promocional: "Leave nothing to chance." Ese concepto es lo que hace a esta historia (potencialmente y por lo que ya deja ver) tan interesante, cómo un mundo que desde fuera parece estar controlado por el azar por detrás conlleva una compleja red de intereses, tradición, estrategia y, cómo no, miseria humana.

Por ambición por parte de sus responsables y confianza por parte de su cadena, Luck se ganó mi paciencia para escuchar todo lo que me tenga que contar. Una vez más, y pese a no siempre acertar con su jugada, HBO apuesta por ir en contra de la cultura del consumo rápido y a lo que mejor sabe hacer: reunir talento (añade Milch-Mann-Hoffman junto a Winter-Scorsese-Buscemi y Simon-Burns) e invertir dinero en contar grandes historias de la mejor forma posible.

¡Ah! Y que nadie me diga en los comentarios "es que a mi no me gustan las carreras de caballos" (leer con voz burlona) porque hace seis años a nadie le gustaba el football americano y mira como terminó Friday Night Lights.

[1] La página oficial de la serie ofrece muy buenos recursos para no perderse ni un detalle. Recomiendo leer las sinopsis de los episodios y las entrevistas a David Milch, en las que explica conceptos como por qué Jerry es un handicapper brillante o la mentalidad outsider de Turo Escalante. También en esta entrada de Vulture (y en los comentarios) se explican detalles importantes del piloto.

Y para terminar, un pequeño homenaje a El Diario de Mr. MacGuffin porque sí:

Musica de la semana: no suena en la serie, pero mi nuevo grupo favorito casualmente tiene una canción que viene a cuento: "Racehorse". WILD FLAG es un grupo de rock compuesto por 4 chicas y liderado por Carrie Brownstein (que casi nadie algunos conocerán como la mitad femenina de esa joyita que es Portlandia) del que Patti Smith estaría muy orgullosa de haber inspirado. No se pierdan su disco debut homónimo (pueden escucharlo en Spotify).

7 de febrero de 2012

Ronda de ilustraciones

In case of Daleks:


How I Met My Father (HIMMF / jimmf):


Hammer's Breaking Bad:


4 de febrero de 2012

Los tops de Basura and TV: Cinco locuelos Tumblrs sobre series

Tumblr es un servicio de microbloging que, básicamente, no sirve para nada excepto procrastinar sirve como contenedor de los más estúpidos memes copiados de 4chan, el más excesivo fandom inimaginable, gigas de capturas de pantalla y los más delirantes chistes que horas más tarde verán copiados en Twitter. Y tras esta descripción comprenderán que nos encanta y por ello vamos a recomendarle cinco de estás locuelas páginas que no debería seguir si lo que quieren es gastar su tiempo en algo provechoso.

Stupid Faces of Doctor Who


Tal cual. Capturas de pantallas al azar de Doctor Who con el único propósito de hacer parecer estúpidos a sus retratados.