15 de marzo de 2016

The Characters y Flaked: Comedia de intento y error.


En una nueva etapa de dominación mundial, Netflix estrenó el viernes pasado dos nuevas comedias que añadir a su cada vez más rico catálogo. Porque independientemente de la calidad y gustos hay que reconocer su intento de abarcar el  máximo de audiencias posibles. Desde la más pura nostalgia sin más (Fuller House), a la recuperación de clásicos de culto (Wet Hot American Summer o W/ Bob & David), pasando por la comedia más personal (Master of None o la más reciente Love) o la animación (BoJack Horseman y F is for Family). Ahora, con The Characters y Flaked, Netflix vuelve a terrenos conocidos (el sketch y la comedia intimista) pero no lo hace con el mismo éxito.

El intento

En The Characters varios cómicos [1] construyen piezas independientes en las que en media hora desarrollan una serie de personajes y situaciones diferentes, creando en cada episodio un micromundo muy personal. Se intuye en la serie una enorme libertad creativa y unas verdaderas ganas de presentar un producto que se diferencie entre toda la buena oferta en cantidad y calidad que existe actualmente en el panorama de programas de sketches. Y esto, que en el papel puede parecer ideal, es a la vez el origen y detonante de lo mejor y peor que la serie puede ofrecer. Gracias a esa libertad y a su formato es posible desarrollar ideas que en otros lados serían rechazadas por completo y esto hace que cada autor pueda explorar rincones cómicos que de otra forma le estarían negados. Pero esa falta de límites hace que otras ideas que no pasarían el corte (no por arriesgadas, si no por que simplemente no dan el nivel) aparezcan también en una proporción mayor de lo deseable. Afortunadamente esta irregularidad no hace que el conjunto se resienta demasiado, pero sí deja la sensación de que se busca más el acierto por acumulación que por puntería. Nada grave, desde luego, simplemente es el precio que a veces hay que pagar por apostar por este tipo de iniciativas.

El error

En cuanto a Flaked, nada hace creer que Will Arnett y Mark Chapell no hayan contado con la misma libertad que los cómicos que pueblan The Characters. Y aunque no fuera así, ese sería el último de sus problemas. De por sí es una serie cuyo visionado depende mucho de lo abierto que esté el espectador a acercarse a una premisa  que en los últimos años ha explotado en el mundo de la comedia "independiente". Estamos ante otra historia de hombres de mediana edad rotos, protagonistas desagradables y tramas melodramáticas llevadas al extremo. No ayuda tampoco al conjunto el retrato que hace de las relaciones de pareja, que aquí se muestran como pura fantasía masculina. Hombres talludos en plena crisis de identidad que viven como adolescentes y conquistan a mujeres a las que doblan la edad. Todo ello llevado de la forma más afectada posible, por lo que es hasta complicado llamar a esto comedia. Más Togetherness que Love, por poner dos ejemplos contemporáneos de series que juegan en su misma liga, pero sin dejar el hueco para el humor de la segunda ni la construcción de personajes de la primera [2].  

Pero bueno, menos mal que solo queda un mes para que estrene la segunda temporada de Unbreakable Kimmy Schmidt

[1] Lauren LapkusKate Berlant, Philip BurgersPaul W. DownsJohn EarlyTim RobinsonNatasha Rothwell y Henry Zebrowski. Como podéis ver, una mezcla bastante heterogénea que al menos dota a The Characters de distintas voces y que permite acercarse a ella de la forma que se prefiera, en orden o por preferencia hacia uno u otro cómico.

[2] Lamentablemente este no es el peor de los pecados de la serie. Aunque no hace ni cinco días de su estreno su corta duración hace que ya se esté comentando los detalles de sus episodios finales. Aquí no lo haré por respeto a esa gran mayoría que aún no lo haya hecho (y bueno, para que engañaros, porque el desastre narrativo es tal que ni merece perder el tiempo con él), pero dejadme terminar con una metáfora para describirlo: una vez que se produce el primer giro de guión el visionado de Flaked es como el de un accidente de tráfico. Sabes que lo que ha pasado es horrible, pero el morbo te lleva a frenar para verlo más de cerca. En el caso de Flaked el morbo te lleva a comprobar si la cosa puede ir a peor. Y vaya que si va.