20 de febrero de 2017

Inside No.9


Antes que una serie de televisión, The League of Gentlemen  fue un programa radiofónico de BBC Radio 4 que debe su nombre al elegido por sus creadores y protagonistas para nombrarse como grupo cómico. Jeremy Dyson, Mark Gatiss, Steve Pemberton y Reece Shearsmith llevan desde 1994 desarrollando una serie de rutinas cómicas que encontraron su cenit en esa serie que contó con tres temporadas, un especial de Navidad y una película entre 1999 y 2005 y que entre otras muchas cosas significó la revitalización televisiva de los programas de sketches que años más tarde se pondría en boca de la mayoría gracias al éxito de Little Britain.

Así pues, The League of Gentlemen hace gala de un humor negro, negrísimo, siempre influenciado estética y argumentalmente por los clásicos del terror y el suspense, una forma de hacer que más tarde el grupo refinaría y acentuaría con su siguiente proyecto para televisión, Psychoville. Ahí, siendo breves, Pemberton y Shearsmith serializan los conceptos y el humor de TLG y crean una comedia a medio camino entre la sitcom y el thriller en el que el homenaje a esos clásicos se multiplican. Y es aquí donde el grupo alcanza uno de sus topes creativos con la realización de David and Maureen, un episodio en el que con Gatiss de actor invitado se consigue lo que parece un imposible. Treinta minutos grabados en dos planos secuencia que con cuatro actores y una localización no solo es capaz de homenajear La Soga de Hitchcock de forma brillante si no hacer lo propio con la tradición del teatro cómico. 

David an Maureen es un episodio de televisión imprescindible y el germen creativo de lo que sería Inside No. 9, el siguiente proyecto de Pemberton y Shersmith para BBC. Una anotlogía cómica sin más relación entre sus episodios que una vaga conexión con lugares numerados con el 9. Aquí, una sola localización y un par de personajes son suficientes para desarrollar pequeñas historias auto conclusivas en las que ese humor negro tan característico de sus creadores sigue presente y en las que hay más espacio para la experimentación narrativa.

Como una pequeña Black Mirror menos ludita y mucho más graciosa, Inside No.9 coge el testigo de los Relatos Inesperados de Roald Dahl o el Alfred Hitchcock Presenta y hace de la innovación su punto fuerte. En  A Quiet Night presentan sin diálogos la discusión de una pareja mientras que, sin ellos saberlo, un par de ladrones intentan robarles uno de sus cuadros. Un homenaje al cine mudo en general y a Chaplin en particular con su nieta Oona de protagonista y posiblemente el mejor de todos sus episodios. Y aunque el humor negro y cínico está siempre muy presente, sus creadores también se han permitido alejarse de su propio estilo para explorar más géneros. The 12 Dyas of Christine, por ejemplo, es su episodio más drámatico y explora a través de flashbacks la vida familiar y sentimental de su protagonista, una gran Sheridan Smith. Todo ello gracias a un punto de vista personal presentado de forma muy confusa y varios giros y guiños al terror que convierten un argumento de culebrón  en un episodio que va construyendo poco a poco su misterio a base de tensión e incomodidad.

Ambos episodios son quizá los mejores exponentes de lo que es capaz de ofrecer la serie y los más recomendables para entrar en ella y conocer su propuesta. Y con cinco nuevos capítulos que se estrenan ahora y una cuarta temporada ya confirmada para final de año (o principio del siguiente porque, ya sabéis, la BBC y sus cosas) nos podemos asegurar de que aún nos queda tiempo de sobra para disfrutar de una serie que encuentra en su mezcla de genéros y tonos una identidad que la diferencia de cualquier otra comedia o antología de terror que se encuentre en emisión.