22 de marzo de 2009

Battlelstar Galactica, The Frakking Last Episode [Semana Galactica]


Perdonad mi mala educación. He empezado a escribir y no me he presentado. Mi nombre es Alex, vivo en Madrid (capital de España) y soy descendiente genético de un híbrido entre cylon y humano. Y como tal te aviso que apartir de ahora voy a soltar algún que otro spoiler sobre el final de Battlestar Galactica.

Hace muchos años en una Galaxia lejana, muy lejana...

Parece mentira pero, excepto por la película que nos vendrá en unos meses, ya no vamos a tener nada nuevo de Galactica nunca más. Han sido cuatro temporadas llenas de tensión, épica, desesperación, emoción y crudeza. Hemos sido testigos directos del éxodo de la raza humana y de las miserias y grandezas de sus miembros en tiempos desesperados. Ya conocemos lo que el destino (o más bien Dios) les tenía reservado a cada una de esas personas. Hemos sido testigos del final de este éxodo y del principio de otra civilización (nuestra civilización). Pero la pregunta es clara y conocida. ¿Ha estado Galactica y, más concretamente, su final a la altura? La respuesta es sí, pero con algunos peros...

Galactica, en su totalidad, es una serie excelente. Es un alegato del comportamiento humano en toda su totalidad maquillado con tramas espaciales, filosóficas y teológicas en la que lo más importante no es quién es el bueno o el malo si no como los actos de una serie de personas degeneran en una serie de consecuencias que son clave en la evolución del ser humano como raza. Su episodio final, sin embargo, no llega al excelente que se le presupone y se queda en un muy bien y con la sensación de que se podría haber cerrado todo de una manera más redonda. Y es que esta última tanda de episodios de BSG, ha acabado por ser fallida en algunos aspectos e impresionante en otros muchos.

Primero comenzaré diciendo que la decisión de que el último episodio fuera doble ha resultado, al final, una buena decisión. Al tener dos estructuras muy diferenciadas, la última batalla y el epilogo en la Tierra, el haber continuado con la estructura de un episodio/50 minutos hubiera generado un coitus interruptus de proporciones galácticas (nunca mejor dicho). Luego está el tema de los flashbacks, en los que me paro porque considero que son fundamentales para poder explicar esos peros de los que hablaba antes.

¿Era el final el momento adecuado para darnos esa información sobre los principales personajes? Yo creo que sí, ya que son totalmente necesarios para ir generando esa emoción que explota en los últimos minutos. Si, por el contrario, estos flashbacks hubieran aparecido a lo largo de la serie, esos momentos finales no hubieran tenido el punch emocional que supongo que muchos habréis experimentado. El problema, pues, no está en la adecuación de los flashbacks, si no de lo que si se cuenta en ellos en realmente transcendental y necesario para la serie. Es ahí donde falla el experimento. Por un lado tenemos las palabras de Sam y su obsesión por la perfección, por poder ser parte de un "algo" más grande que a la postre ha sido la historia que más relevancia ha tenido en las consecuencias finales y la mejor llevada. Luego, en un término medio entre la indiferencia y la curiosidad tenemos las historias de como Bill Adama se resigna a ser retirado, Caprica Six se gana la confianza y amor del Doctor Baltar o como Laura Roslin se repone de la desgracia para encauzar su vida (como tantas veces hará durante su estancia en la flota). Son tres historias complementarias, pero que más o menos ahondan en aspectos de sus personalidades que ya teníamos presentes. Y en esta línea (pero más exagerada) se encuentra el hilo de Lee/Starback. Su amor imposible, su eterna relación de contigo pero sin tí era algo ya muy presente a lo largo de la serie y no se nos descubre nada nuevo, desaprovechando así minutos de metraje que podrían haber sido utilizado posteriormente en dejar atados mejor algunos otros cabos sueltos.

Sí, cabos sueltos. Para mí dos principales, aunque en realidad estén relacionados. Me refiero a las apariciones de las visiones Six/Baltar y el indefinido estado de Starbuck. Como he dicho al principio, hay mucha teología en BSG y al final se ha terminado convirtiendo en un arma de doble filo. Si aceptamos las reglas del juego, he de reconocer que en lo relacionado a estos dos temas el final de estas dos tramas han sido bastante consecuentes. La religión se basa en la fé, en creer en los designios de un ser superior que no da explicaciones. Si Starbuck muere y es devuelta como un ángel salvador y las visiones de Baltar y Six son en realidad mensajeros de Dios cuya finalidad es guiar a dos individuos hacia la supervivencia de sus razas, yo lo acepto. Pero lo acepto resignado, porque a Galactica se le puede pedir algo más. Al final se han quedado en lo evidente, y yo, como persona no creyente, me pregunto ¿qué Dios?, ¿qué plan divino?. Si BSG nunca ha tenido problema en meterse en temas escabrosos... ¿por qué no dar un paso más y arriesgarse?
twitter
Estas fueron mis palabras 5 minutos después de haber visto el penúltimo episodio de la serie. Y he de decir que me alegro de haberme comido a medias mis palabras. Ha sido un final tenso, emocionante y épico. Pero para nada desesperanzador y sí suficientemente feliz. Digo suficientemente feliz, porque estos personajes han sufrido tanto y han perdido tanto a lo largo del tiempo que el haber encontrado un sitio donde empezar de nuevo y prosperar es lo suficientemente esperanzador como para intentar ser felices. Aunque los dos amores de tu vida hayan desaparecido, aunque la mujer con la que siempre has querido estar desaparezca, aunque te exilies voluntariamente a una vida solitaria y de reflexión o aunque dejes tu refinada y obstinada vida para ser un granjero. Ya que he sido sincero a la hora de destacar los que, para mí, han sido los principales fallos de este final, creo que es justo que ensalce sus muy logrados méritos. Han conseguido que queramos tanto a estos personajes que el final de estos ha resultado una exaltación de sentimientos sin precedentes en la televisión moderna. Me imagino a más de uno, y a más de dos, llorando a moco tendido en los últimos 20 minutos del episodio. Yo mismo he estado apunto de desplomarme en la despedida de Adama con Starbuck.
"Starbuck, what do you hear?
Nothing but the rain.
Then grab your gun and bring in the cat."
Este diálogo, para mí el más representativo de la serie, ha sido además el momento cumbre en lo que a emoción se refiere del episodio. Abre y cierra el ciclo de este viaje y es muy representativo de la figura de Starbuck, una guerrera que sabe que va a morir cada vez que monta en su Viper pero que guarda dentro de ella un misticismo revelador.

No querría terminar sin comentar la parte final de toda la historia. Los enviados de Dios, con la forma de Baltar y Caprica Six, siendo testigos del descubrimiento de los restos del que desciende la humanidad, una pequeña niña mitad humana mitad cylon la cual abre una posibilidad de porgreso sin precedentes. ¿Volverá el ser humano a caer en la misma piedra otra vez? Puede que esta vez no, pero "todo esto ya ha pasado y volverá a pasar..."

Gracias y hasta siempre Galactica. Yo ya he hablado mucho, ahora es vuestro turno.