28 de diciembre de 2015

Cinco estrenos a reivindicar de 2015

Estas no son las mejores series de este año que acaba, pero de verdad creemos que tendríais que echarles un vistazo. Porque ya sabemos que lo has gozado con Fargo o que tu vida no tiene sentido desde que se acabó Mad Men, pero puede que se te hayan pasado un par de estrenos por el camino que se merecen una mención entre tantas loas. Comenzamos.

7 Days in Hell (HBO):

Una de las mayores gamberradas del año vino de mano de HBO con este falso documental sobre la rivalidad más que deportiva entre Aaron Williams y Charles Poole, dos tenistas interpretados por unos Andy Samberg y Kit Harington desatados. Tras su paso por Girls, Murray Miller vuelve a sus tiempos más desvergonzados de Family Guy y King of the Hill para escribir la historia del partido de tenis más largo de la historia que, por momentos, parece una parodia directa de Los niveles del juego, el excelente libro de John Mcphee (que de paso también os recomendamos).


Documentary Now! (IFC):

Varios talentos cómicos venidos de épocas mejores de Saturday Night Live se juntan y crean esta revisión del género documental que no se queda en la mera parodia si no que logra ser un compendio de los diferentes tropos del género. Fred Armisen, Bill Hader y Seth Meyers logran jugar con las expectativas del espectador construyendo los episodios al rededor de varios documentales muy reconocibles y recreando, a veces con un tino de artesano, sus estructuras y formas. Ah, y con Helen Mirren como presentadora dándole enjundia al asunto.


Midwinter Of The Spirit (ITV):

Thriller inglés sobrenatural con tintes religiosos sobre una reverenda especialista en exorcismos y cultos oscuros. Sí, tan molón como suena. Con una ambientación sobria y deudora del género de terror esta adaptación de las novelas de Phil Rickman nivela muy bien sus partes más sobrenaturales con el drama personal de su protagonista, madre soltera en un pequeño pueblo en el que nada parece lo que es. De lo más original y arriesgado de este 2015.


No offence (Channel 4):

De la mano del inefable Paul Abbott llega esta serie marca de la casa que a primera vista parece más de lo mismo, otro policial británico, pero que cuenta con un estupendo equilibrio entre el drama y la comedia y, sobre todo, con un reparto en estado de gracia encabezado por un cuarteto femenino protagonista dándolo todo. Una serie de la que viniendo de quién viene, estamos hablando del creador de Shameless o  State of Play, cabe preguntarse como no ha conseguido más repercusión por aquí.



Remake de la mítica serie infantil. Es una pena que su animación, mezcla de CGI y fondos echos a mano por Weta Workshop, no luzca tanto como las clásicas marionetas porque todo lo demás recrea perfectamente el espíritu original de la serie de Gerry y Sylvia Anderson. En un año cargado de remakes y reboots, tanto en cine y en televisión, Thunderbirds Are Go es posiblemente el mejor ejemplo de como poner al día una franquicia manteniendo intactas sus señas de identidad.


12 de noviembre de 2015

Master of None


Aziz Ansari es una persona culturalmente inquieta. Cuando este cómico de origen indio y graduado por la universidad de Nueva York no está creando su nueva serie o grabando nuevos especiales de comedia para Netflix, ocupa su tiempo libre en investigar [1] y escribir un libro (Modern Romance: An Investigation) sobre como afectan las nuevas tecnologías a las relaciones de pareja modernas. Y es importante recalcar esto a la hora de hablar de Master of None (Netflix, 2015, ...) porque puede que su imagen de cómico histriónico eche a mucha gente hacia atrás a la hora de acercarse a una comedia intimista, de carácter casi biográfico y con intención de construir una voz propia.

Junto a Alan Yang, guionista al que conoce desde los tiempo de Parks and Recreation, Ansari se embarca en la misión de diseccionar los avatares de la vida moderna de cualquier treintañero a la vez que repasa el impacto que tiene su etnicidad en las relaciones laborales, familiares y románticas. Gracias a ello ambos guionistas son capaces de construir cada episodio al rededor de una idea (los estereotipos de raza, la tradición frente a la modernidad, el trato desigual del hombre hacia la mujer...) e intentar ofrecer distintos puntos de vista no siempre compatibles entre sí. Pero lo que hace que este acercamiento a la comedia funcione es la sensibilidad y empatía que Ansari muestra en su interpretación y, sobre todo, en el tratamiento de esos temas que aborda con una mirada curiosa y alejada de la condescendencia o el cinismo.

6 de noviembre de 2015

BoJack Horseman And Use A Pretty Font




"The key to being happy isn't a search for meaning. It's to just keep yourself busy with unimportant nonsense, and eventually you'll be dead."
- Mr. Peanutbutter

Conectar con una serie es algo extraño. Ante todo, porque las conexiones son recíprocas por definición, y el mero concepto de conectar con material previamente creado que estamos procesando de forma pasiva confunde y aterra a tantísima gente que ya contamos con todo un subgrupo dedicado a gritarnos lo patéticos que somos si le cogemos cariño a un producto audiovisual por razones personales (se llama "Twitter"). Y sin embargo, en ocasiones es inevitable. En ocasiones una serie nos habla y comprende de forma más íntima y empática que muchos de nuestros mejores amigos. En ocasiones vemos reflejado nuestro estado emocional en una pieza de cultura pop y nos resulta imposible no encontrarla tan emotiva como demoledora. En ocasiones vivimos a través de lo ajeno.

Y si les parece que éste es un primer párrafo increíblemente surrealista para un artículo centrado en la serie de dibujicos del caballo parlante, obviamente aún no la han visto.

1 de septiembre de 2015

Mockumentary Now!



Documentary Now! (IFC, 2015-...) es la nueva comedia de manos de un trío ya conocido por la mayoría de personas que sigan el circuito humorístico americano. Fred Armisen, Bill Hader y Seth Meyers se embarcan en la tarea de parodiar y homenajear la historia de los documentales a través de un genero que definitivamente está en alza como el mockumentary o falso documental. Y digo que está en alza porque solo este verano, y solo en Estados Unidos, se han estrenado tres propuestas que definen a la perfección, a veces para bien y otras para mal, los distintos palos de este género: el especial de HBO 7 Days in Hell, la serie de Comedy Central Another Period y la ya nombrada Documentary Now!

Pero de ellas hablaremos un poco más tarde.

Desde luego que en esto de la comedia el uso del falso documental no es algo que nos pille de nuevas. Si quieren leer un mejor repaso de su historia en su totalidad y en diferentes medios les recomiendo este articulo de Jónatan Sark en El Receptor. Porque hoy vamos a centrarnos más, como decía, en las aplicaciones de este género dentro del mundo de la comedia televisada moderna.

Empecemos por 1985. La BBC le robaba a la competencia a Victoria Wood y estrenaba As Seen on TV, programa de sketches entre los que se encontraban pequeñas piezas documentales que contrastaban por su naturalidad con el resto de momentos del programa y que no eran más que una continuación lógica de lo que ya hacía anteriormente en Wood and Walters con aproximaciones como The Woman with 740 children, por ejemplo. Catorce piezas fueron producidas, una por cada uno de los catorce episodios emitidos divididos en dos temporadas y un especial de Navidad.


Viéndolas hoy en día es indudable la posterior influencia del trabajo de Wood en la comedia inglesa de los noventa. Su alumno más aventajado sería Chris Morris que, junto a Armando Iannuci  primero en The Day Today (1994) y con gente como Charlie BrookerGraham Linehan [1] después en Brass Eye (1997) recuperaría el formato dentro de dos programas que satirizaban los noticiarios de sucesos ingleses. El culmen de todo esta acumulación de talento se daría en 2001, con un especial de Brass Eye sobre la pedofilia y el tratamiento sensacionalista de muchos medios ante diversos casos recientes de niños desaparecidos. Contar con gente como  Gary Lineker y Phil Collins participando del chiste no les sirvió para que autoridades y, sobre todo, medios  aludidos pusieran el grito en el cielo dando así pie a otra oleada sensacionalista de críticas. Porque no os creáis que esto de los debates sobre los límites del humor se inventó con Twitter.

29 de julio de 2015

Los osos amistosos


Ahora que el título ya ha logrado que huyan (normal), permítanme hablarles de We Bare Bears. Como Responsable Oficial de Hablar de Dibujicos para Niños de esta santa casa (me he hecho hasta carnets), es un placer informarles de que anoche Cartoon Network estrenó su serie más puramente cómica hasta la fecha (con la única posible excepción de Gumball. Y bueno, Tito Yayo no tiene drama de ningún tipo, pero tampoco GRACIA.): una enteramente basada en un webcómic previo de su creador, Daniel Chong, formado como responsable del equipo principal de historia en Pixar (y cuyo último trabajo en ese puesto fue en una pequeña peliculita de la que probablemente no hayáis oído hablar, "Inside Out" o algo así).


La serie en sus orígenes webcomiquescos. Ice Bear ya era el MVP.