8 de abril de 2014

Review (cuatro estrellas y media)























Comedy Central está de buen año, porque al éxito que ha supuesto Broad City se le une ahora esta Review, remake de la serie casi homónima creada, escrita y protagonizada por Phil Lloyd, Review with Myles Barlow. Su premisa es tan sencilla como original, Forrest MacNeil (Andy Daly) es una persona de apariencia anodina pero con una particularidad muy especial, ser crítico de la vida. No de cine o de música, como nos recuerda en la introducción de cada episodio, si no de cualquier experiencia que los espectadores de su programa le propongan. Y no importa cuan estúpida, inútil o peligrosa [1] sea esa tarea que Forrest siempre se tomará con diligencia el trabajo de analizarla y puntuarla.

7 de abril de 2014

Basura and TV Recomienda: "Clarence"

Plenamente conscientes tanto de que prácticamente toda serie veraniega interesante se estrena o regresa hoy mismo (Veep, Juego de Tronos, Silicon Valley, más cosas que estaré olvidando) como de que ustedes ya están al corriente de ello, Basura and TV les propone una entrañable alternativa para sus huecos de 11 minutos: el primer episodio, honradamente posteado en YouTube por la propia Cartoon Network (hasta su estreno el lunes que viene), de Clarence.

La tercera serie hasta la fecha desarrollada a partir del programa de cortos de la cadena (tras la indescriptible Uncle Grandpa [1] y la excelente Steven Universe [2]), Clarence está creada por Skyler Page, aventajado animador de CalArts que ya nos dio el fabuloso corto Crater Face y algunos de los episodios más memorables [3] de la nunca suficientemente reverenciada [4] Hora de Aventuras. Sus intenciones, lejos de seguir con el tono tremendamente surrealista de todos los últimos estrenos de CN, consisten en darle un toque de costumbrismo a su primera creación, que en sus propias palabras "se dedica, básicamente, a re-narrar su infancia".

Disfruten de "Fun Dungeon" tras el link.

3 de abril de 2014

Broad City




















Os presento a Abbi Jacobson e Ilana Glazer, dos amigas que hace un par de años comenzaron su propia webserie con la que llamaron la atención suficiente para que Amy Poehler y Comedy Central la convirtieran en la comedia revelación de la temporada [1]. Esta es la historia de Broad City, cuya premisa es tan sencilla como la siguiente; dos amigas de veintitantos intentan sobrevivir en la gran ciudad al mismo tiempo que se figuran que hacer con sus vidas.

Puede que suene a Girls, o incluso a 2 Broke Girls, pero nada más lejos de la realidad. Porque Broad City construye desde el principio su propia personalidad, muy unida a la de sus creadoras y protagonistas. Y es que lo primero que habría que destacar de la serie es su capacidad para trasladar a la pantalla la complicidad real que existe entre Jacobson y Glazer, que logran crear comedia de las situaciones más naturales de la vida. Una naturalidad que las acerca mucho más a lo que consigue hacer Louis C.K. con su Louie, por ejemplo, lo que explica la participación del pelirrojo en la grabación del último episodio de la temporada dirigido por Poehler.

19 de marzo de 2014

Rick and Morty forever a hundred years Rick and Morty adventures dot com


"La serie para el quinceañero dentro de todos nosotros."
- Dan Harmon

Corría el año 2004 y Dan Harmon y Rob Schrab, colegas de toda la vida, habían salido bastante escaldados de su primera colaboración televisiva, el indescriptible piloto Heat Vision and Jack. Por ello, y tras un cúmulo de hilarantes casualidades que no caben aquí (¡algún día!), el dúo había creado Channel 101, un festival de pilotos creados y juzgados por la audiencia. Esto llamó la atención del joven animador Justin Roiland [1], que entre otras muchas creaciones, dio al mundo la delirante House of Cosbys durante un total de seis meses. Tras ellos llegó la demanda de Bill Cosby.

¡Su miniserie animada, hasta el momento ignorada en internet, gozó de repente de tamaña popularidad que un sorprendido Roiland llegó a la conclusión de que no había mejor manera de llegar a su público que ser demandado por grandes nombres! Así, y con la única intención de recibir una llamada instantánea por parte de los abogados de Spielberg y Zemeckis, Roiland animó tan rápido como pudo el piloto de The Real Animated Adventures of Doc and Mharti. Si deciden pulsar el link (aquí no juzgamos a nadie), recuerden eso último - y ante todo, tanto su creador como yo mismo les suplicamos: no juzguen la serie a partir de ello (aunque tendría su gracia que se centraran semanalmente en 22 minutos de, uh, eso). En cualquier caso, la llamada jamás llegó, pero Roiland terminó encariñándose con los personajes durante un largo período de tiempo.

Flash-forward: 2012, antes de merendar. Tras crear la nunca suficientemente reverenciada (aunque hacemos lo que podemos) Community, Harmon y Adult Swim buscaban un proyecto en el que colaborar, y nuestro siempre entrañable showrunner pensó en su ex-colaborador de Channel 101 y le propuso elaborar seriamente el proyecto como serie animada de media hora. Así, y bajo la propuesta de Harmon de combinar la sitcom familiar tradicional con inspiraciones tales como La Guía del Autoestopista Galáctico o la propia Doctor Who (¡venid a mí, visitas!), nació finalmente Rick and Morty. ¿No es bonito?

18 de marzo de 2014

Veronica Mars













La actualidad televisiva se mueve a ritmo de eventos y tras un par de semanas en las que ese evento principal parecía ser el nuevo episodio de True Detective nos hemos topado con la semana Veronica Mars. El regreso de la tumba en forma de película de la serie creada por Rob Thomas a mayor gracia de Kristen Bell no es solo noticia por su existencia si no también por las circunstancias que han facilitado su vuelta. Y es que gracias a Kickstarter Veronica Mars ha creado muchos precedentes no solo de financiación si no también de distribución del producto [1].

Independientemente de su valía como proyecto de financiación masiva, nos encontramos ante un producto que en sus mejores momentos es capaz de trasladar el tono original de la serie a la pantalla pero que en sus momentos más bajos es un ejercicio de nostalgia auto impuesta. Y es que cada punto del guión parece haber sido escrito con una sola cosa en mente, en no decepcionar a toda aquella gente que puso su dinero para que la película pudiera filmarse. Lo que nos lleva a preguntarnos si eso es un peaje a pagar por su existencia o una manera de evitar enfados innecesarios cara a una posible secuela u otro tipo de continuación, una posibilidad a día de hoy nada descabellada.