17 de diciembre de 2014

Klassic Kolbert


Aunque Stephen Colbert ya trabajaba en el Daily Show antes que Jon Stewart, fue con la llegada de este y la decisión creativa de ir dejando atrás el formato de noticiero falso a favor de otro centrado en la sátira y crítica política cuando el personaje que empezaba a perfilar empezó a tener más protagonismo. Colbert, el corresponsal, hacía el papel de un salvapatrias ignorante intentando aparentar por todos los medios lo que no era y que en muchas ocasiones se utilizaba como contrapunto cómico de los argumentos de expertos o del propio Stewart. Durante los ochos años que estuvo en el programa su participación fue aumentando a la par que su fama, dejando su impronta en infinidad de secciones, aunque posiblemente las dos más famosas fueran Even Stevphen y This Week in God.


16 de diciembre de 2014

Stephen Colbert antes de ser Stephen Colbert




Este jueves, 18 de diciembre, Comedy Central emitirá el último episodio de The Colbert Report casi diez años después de que hiciera su debut. Su hueco lo ocupará  a partir de enero The Nightly Show, un nuevo spinoff de The Daily Show conducido por otro de sus clásicos "corresponsales", el cómico-productor-guionista-actor-hombreparatodo Larry Wilmore. Stephen Colbert, por su parte, tendrá que esperar hasta el próximo septiembre para ocupar la silla que David Letterman deja libre en su Late Show de CBS. Siete meses para tomarse unas merecidas vacaciones, preparar concienzudamente su nueva etapa y dejar el suficiente tiempo para que nos olvidemos del Colbert personaje y nos centremos en Stephen, la persona.

Y como en esta santa casa somos fans de Colbert dentro o fuera de su personaje vamos a romper esta racha negativa de actualizaciones en el blog para hacer un repaso a su trayectoria, antes y durante del Report, y para rendir homenaje al  mejor programa cómico y político, The Daily Show mediante, que ha existido en la última década de la televisión americana. Así que vamos a empezar esta primera entrega [1] echando la mirada atrás a los comienzos de la carrera de Colbert como actor y cómico y los inicios de su personaje antes de conseguir su propio programa. 

Su primer trabajo en televisión le vino al seguir hasta Nueva York a sus amigos Amy Sedaris y Paul Dinello, con los que había  trabajado ya como apoyo de Steve Carell en la famosa compañía cómica de improvisación The Second City. En 1995, junto a otros cómicos y actores de la compañía, Sedaris, Dinello y Colbert crearon, escribieron y protagonizaron Exit 57, un programa de sketches para Comedy Central que a pesar de recibir buenas críticas y alguna que otra nominación en el circuito de premios de comedia solo duró doce episodios repartidos en dos temporadas. Gracias a la magia de Internet y las cintas de VHS podemos ver una buena cantidad de esos sketches en YouTube y comprobar como un jovencísimo Colbert ya poseía ese timing cómico que tanto le caracteriza en una faceta totalmente diferente a la que le haría famoso.


12 de noviembre de 2014

El amor en los tiempos de la clamidia

Empecemos diciendo que la nueva comedia romántica de Channel 4, Scrotal Recall, tiene el que posiblemente sea el peor título que una serie de televisión haya tenido nunca [1]. Creada y escrita por Tom Edge, que viene de ser parte del equipo de guionistas de la obligatoria The Midnight Beast, cuenta la historia de Dylan [2], un joven en sus veintilargos que descubre que ha contraído clamidia y que decide avisar personalmente y en orden alfabético (because plot) a todas sus parejas sexuales de los últimos años.

Pero afortunadamente Scrotal Recall va más allá de lo que su premisa algo ridícula propone. Con la excusa de la enfermedad la serie cuenta la vida de Dylan y su grupo de amigos gracias a una doble narración que mezcla el presente con el pasado y expone una red de relaciones fallidas y decepciones varias que recapitulan con bastante tino las experiencias amorosas de los veinteañeros en la vida moderna.

10 de noviembre de 2014

El fin de la comedia


Hay que tener muchos huevos para emitir El fin de la comedia, la nueva serie de Comedy Central España creada, escrita y protagonizada a tres manos por Miguel Esteban, Raúl Navarro e Ignatius Farray. Porque aunque estemos hablando de un canal privado solo disponible en plataformas de pago pocas veces en la historia reciente de este país, ¿Qué fue de Jorge Sanz? mediante, hemos sido testigos de una comedia tan arriesgada como esta con una libertad creativa y con un sello de autor tan acentuado. 

El fin de la comedia sigue el día a día de Ignatius Farray, que en esta ocasión se interpreta a sí mismo en un juego de metaficción que mezcla momentos de comedia más "convencionales", o todo lo convencionales que puedan parecer las rutinas cómicas de Ignatius, con momentos de pura introspección. Con el  Louie  de Louis C.K. como mayor y reconocido referente Farray, Esteban y Navarro construyen una historia que disecciona al humorista y su vida personal a través de la figura del payaso triste, totalmente contraria al conocimiento público y profesional del cómico canario.

9 de noviembre de 2014

Into The Unknown



"If dreams can't come true, then why not pretend?"
- "? ? ?", como indican los créditos

Las miniseries siempre han gozado de una posición privilegiada entre los amantes de la televisión. Considerablemente difíciles de explotar comercialmente, cadenas tan reputadas como la HBO o la BBC contratan a menudo proyectos de una única temporada que permiten al showrunner en cuestión deleitarnos con un relato de final cerrado, a menudo logrando algunas de las resoluciones más satisfactorias en un campo sobresaturado de renovaciones innecesarias y de joyas absolutas convertidas en subproductos que deberían haber muerto hace décadas pero desgraciadamente siguen siendo rentables (lo que llamamos el Efecto Groening).

¿Por qué, en ese caso, optaría un canal infantil - más preocupado por rentabilizar el merchandising asociado a sus franquicias que por aumentar su pedigrí ante los ojos de los pocos adultos que las disfrutan - por aprobar la producción de una miniserie altamente conceptual, emitida de un golpe en cinco noches consecutivas, sin posibilidad alguna de convertirse en un éxito de masas? Francamente, no tenemos ni la más remota idea. Pero nos hace muy felices.