3 de julio de 2009

Hung

hung

¿Se puede mantener la etiqueta de original y transgresor cuando, cada vez más, los diferentes proyectos parecen basarse en la misma premisa? Porque dese HBO nos llega una nuevo drama con tintes cómicos (o dramedia, que parece ser el calificativo que se han ganado estas producciones y que personalmente no me gusta mucho) en el que su protágonista ve cómo su status quo se desmorona y tiene que empezar una nueva vida laboral furtiva e ilegal para continuar con su ritmo de vida.

Esto es Hung. La historia de un entrenador de baloncesto de instiuto, el chico más popular de su clase cuya carrera deportiva se vió truncada por una lesión y que ahora vive sólo, desauciado, abandonado por su esposa e hijos y con una casa medio en ruinas. Y que cuando piensa cual es su mejor virtud, eso que debe explotar para recuper su vida, se da cuenta que no es su experiencia como deportista o educador si no... su descomunal pene.

Pero no hagan caso a la pregunta trama que abre este post. La premisa no es nueva, eso lo sabemos de sobra, y es normal porque el ciclo de la creación es constante. Lo que primero es original y transgresor luego se vuelve costumbre y finalmente repetitivo. Así que, como pasa con todo, el hecho diferenciador no se basa en la originalidad si no en la calidad. Y en Hung hay calidad. Bastante me atrevería a decir.

El piloto cumple con los canones y no va más allá (ni lo pretende). Se nos presenta los antecedentes de la historia y a los principales personajes y te deja con la intriga y las ansias de ver por cómo va a desarrollarse. Con esto quiero decir que la premisa de la que parte Hung es interesante y está muy bien presentada pero después de ver este primer episodio te deja con las dudas de saber que serie vas a estar viendo.

Pero sin duda lo visto es suficiente como para darla una oportunidad y continuar disfrutando de las aventuras de un hombre que no tiene nada. Nada excepto un gran pene, claro.