6 de julio de 2009

Poli Malo, Poli Bueno: The Cleveland Show


¡Primicia, primicia! ¡Seth McFlarne ya no se sabe más chistes! Os voy a dar un consejo. Si queréis echaros una siesta corta, descargaros el piloto de The Cleveland Show. Aunque si queréis una siesta larga descargaros uno de True Blood. Pero volviendo al tema... ¿qué ocurre cuándo quieres hacer un spin-off de un personaje bastante prescindilbe? Pues que aburra es lo minímo que te puede pasar.

¿Supongo qué usted es adivino no? Lo digo porque supongo que ya sabe como van a ser el resto de episodios para juzgarla de tal forma. El piloto de The Cleveland Show es eso, un piloto en el que se nos ponen los antecedente de porque Cleveland debe de abandonar Quahog y como conoce a los que serán sus nuevos compañeros de historia.
Sí, menudos antecedentes. Casi medio episodio en el que Peter Griffin y su familia aparecen más que el propio Cleveland y su hijo. Por cierto, el tiempo debe ser relativo en ese barrio porque mientras que ninguno de los hijos de Peter ha crecido, Cleveland Jr. ha pegado un estirón que ni Falete.
Que quisquillosos nos ponemos cuando queremos. Es una licencia. Al igual que hay un perro que habla o un bebe pedorro, también un chaval puede pegar el estirón. Y sirve para meter un chiste en el episodio... ¿o acaso sólo nos reímos de lo qué nos interesa?
¿Un chiste? ¿Dónde? Porque yo no me he reído. Un consejo al señor McFlarne. Que se deje de tonterías cierre el chiringuito de Family Guy y The Cleveland Show y siga hacidólo tan bien cómo con American Dad. Que manía con hacer dinero que tienen estos trabajadores de televisión.
¡Aja! Estaba deseando que sacaras el tema de American Dad. ¿Quién daba un duro ( o un céntimo de euro) cuando comenzó? ¿Quién? ¡Nadie! Y mira ahora, idolatrada por propios y extraños. ¿Por qué esta extraña fijación por dilapidar tan pronto a The Cleveland Show eh? Hay que mantener un criterio fijo señor Poli Malo.
Estoy tan seguro de que eso no va a ocurrir que me juego mi placa a que The Cleveland Show acabará directa al DVD. He dicho. Y por favor no siga respondiendóme que parece que siempre tiene que tener usted la última palabra.

Las cartas están en la mesa, todo está dicho... ¿Poli Malo o Poli Bueno?