12 de noviembre de 2009

Bored to Death

boredtodeathpostertop

¡Bendito aburrimiento! Es lo único que se me ocurre tras ver el octavo y último episodio de la primera temporada de Bored to Death. Sólo los jefes de la HBO sabrán por qué tan pocos episodios, pero no seamos injustos con ellos que son los mismos que la han renovado para una segunda temporada.

Para el que no lo sepa, que ya es tiempo de saberlo, Bored to Death es una serie creada por Jonathan Ames sobre tres páteticos neoyorkinos que no saben vivir satisfactoriamente sus vidas y que están en la continua busqueda de la felicidad. Y para su protagonista, Jonathan (si algún día escribís una novela debéis de ponerle vuestro nombre al personaje principal), la felicidad es convertirse en un detective privado sin licencia y resolver los casos más estrambóticos posibles.

Este es el punto de partida de la mejor serie y comedia que se ha estrenado esta temporada. Y pueden pensar que exagero porque soy fan de ella. Bueno, puede que exagere y a lo mejor no es una serie que ofrezca carcajadas continuas ni gags susceptibles de aparecer en todos los blogs, twitters y tumblrs nada más estrenarse un episodio. 

Y sin con todas estos argumentos de peso no les he convencido para que se hagan un maratón este fin de semana con los ocho episodios de la primera temporada, aquí van los tres argumentos definitivos por los que hay que ver Bored to Death:

Por su openning: El tema, está compuesto por los dos Jonathan. El real, el creador, y el ficiticio, Jason Swartzman (que además es el quien lo interpreta).



Por los cómics de Ray, interpretado por Zack Galifianakis. Pueden pensar, y no sin razón, que esta recomendación está metida con calzador. Pero cuando los responsables de la serie abren un blog llamado Ray´s Drawing dónde van colgando todos los bocetos e historias dibujadas por Dean Haspiel para la serie, la cosa cambia. Y si no, observen.

ep7

Y por último, pero no menos importante, la tercera razón por la que Bored to Death es de obligado visionado es por el crepuscular Ted Danson. Una vez que se ha quitado la (bendita) losa de Cheers está viviendo una segunda edad de oro profesional. En el caso que nos acupa el bueno de Ted se ha convertido en todo un robaescenas, siendo las penurias, fobias e inseguridades de George Christopher lo mejor de la serie.

Y sin con todo esto todavía creen que Bored to Death no es su serie, tranquilos que en Basura and TV tenemos recomendaciones para todos. Todos los Lunes, en la CBS, pueden ver un nuevo episodio de Dos Hombres y Medio. De nada.