19 de noviembre de 2009

Poli Malo, Poli Bueno: How I Met Your Mother


¡Hombre! Por fín una serie lo suficientemente longeva y famosa como para herir sensibilidades. Mire, Poli Bueno, hoy que me siento alegre voy a empezar flojo y dejándosela en bandeja. Podrían cambiarle el nombre de Como NO Conocí a Vuestra Madre a El Show de Barney, porque está visto que es el protagonista único del cotarro.


No necesito de su humor de pandereta para poder defender una de las mejores comedias de los últimos años. Pero para variar, comienza su alegato con un par de falacias. HIMYM es una serie coral donde ha quedado claro que todos los personajes han tenido siempre su momento de gloria. Es cierto que en el caso de Barney, los guionistas nos tienen mal acostumbrados a ofrecernos día si día también grandes historias, pero de ahí a afirmar que él es toda la serie...
¡No me venga usted con milongas! ¿Hablas de esos guionistas que casi se cargan a lo único decente de la serie? ¿De esos guionistas que han tenido que dar marcha atrás a la historia? ¿A esos que no han sabido sacar ningún rendimiento a la relación de Robin y Barney? O espere, puede que se refiera a esos guionistas que han convertido la relación de Lilly y Marshall en algo vómitivo o, quién sabe, se refiera usted a esos guionistas que llevan mareando 5 años con la madre de los hijos de Ted. Esa de la que se acuerdan cada 10 episodios.
Para variar, muestra usted una falta de criterio asoladora. Errar es de humanos al igual que saber rectificar. Cualquier cerrado de mente no hubiera admitido que el rumbo de la serie no era el correcto y hubiera seguido en sus trece. Pero no los responsables de HIMYM han sabido rectificar la cosa tiempo y han logrado volver a ofrecernos un episodio memorable.
¿Memorable? Memorable es algo único e inesperado. ¿Cuántos libros de reglas tiene Barney? ¿Cuántas formas imposibles de ligar han desgastado en la serie? La mediocridad del resto de la serie hace, irremediablemente, que lo único que es sobresaliente se esté empezando a desgastar por el abuso. ¡Qués esto es HIMYM no The Big Bang Theory!
Pero si algo funciona... ¿por qué cambiarlo Poli Malo? Otra vez sus ganas de ir contracorriente le dejan en fuera de juego. Hágase un favor, tómese un respiro y ponga en orden sus prioridades. Los puntos positivos de HIMYM ganan por goleada a sus partes negativas. Eso es un hecho, admítalo.

Las cervezas están servidas, los panchitos vienen de camino... ¿Poli Malo o Poli Bueno?