21 de enero de 2010

Casanova

BBC, 2005, Russell T. Davies escribiendo, David Tennant como protagonista y Murray Gold como compositor. Y no, no es Doctor Who. Es Casanova.

photo_lrg

Un viejo Giacomo Casanova (Peter O'Toole), el famoso aventurero y conquistador de mujeres, agota sus últimos días como bibliotecario en el exilio tras haber fingido su muerte. Pero su presencia no pasa desapercibida para una nueva críada, Edith (Rose Byrne) que descubrirá de primera mano las reales aventuras que vivió el joven Casanova (David Tennant).



Esta miniserie de 3 episodios de una hora de duración que fué emitida en 2005 por la BBC Three, cuenta de forma bastante libre y con tono de comedia las aventuras de Giacomo Casanova, el extravagante hijo de una actriz que se va haciendo un nombre dentro de la sociedad gracias a sus dos mejores dotes: su astucia y su conocimiento del sexo femenino. Durante 3 horas somos testigos de su audacia para sobrevivir, sus innumerables conquistas y sus intentos por conquistar a la mujer que más amo en toda su vida, Henriette (Laura Fraser).

Casanova tapa su, más que probable, poco rigor histórico (aunque esa no es, desde luego, la misión de la historia) con un ritmo frenético, una gran ambientación made in BBC, muy buenas interpretaciones y escenas con un tono justo de surrealismo que vienen como anillo al dedo para acompañar las aventuras del más que peculiar protagonista de la historia.

Un protagonista más que bien interpretado por los dos actores que le dan vida, los cuales se convierten en la mayor baza de la serie y los responsables de que pierdan 3 horas de su vida viendóla. El veterano Peter O'toole da vida a un viejo Casanova, en sus últimos días de vida que, atormentado por sus pecados, decide escribir sus memorias en forma de penitencia. Por su parte David Tennant construye un caradura entrañable, un cautivador nato, en un papel que le dió la oportunidad de conocer a Russell T. Davies y que, por momentos, parece una versión primigenia de la que sería su futura interpretación en Doctor Who (con toda la carga sexual aparte, obviamente).

Todo ello acompañado de secundarios de lujo y que cumplen con creces, como el caso del antagonista de la historia, Grimani (Rupert Penry-Jones, de Spooks), el mayordomo y compañero de perrerías de Casanova, Rocco (Shaun Parkes), el bufón de "ajetreada" vida Villars (Matt Lucas de Little Britain) y Bellino, una joven que se hace pasar por castrati para ganarse la vida, interpretada por Nina Sosnaya, una de las protagonistas de FM.

Así que si tienen ganas de aventuras, de entretenimiento sin más pretensiones que el de contar una buena historia y disponen de tres horas libres este fin de semana, Casanova puede ser su serie. Y si no, aceptaré las quejas en los comentarios.