11 de febrero de 2010

Sports Night

Antes de tocar el cielo con The West Wing, Aaron Sorkin creó una pequeña joya que pudo durar dos temporadas pese a las bajas audiencias y la presión de la cadena (ABC) por convertirla en algo que no era. Yo no soy Casey McCall y a mi lado no se encuentra Dan Rydell, pero estan viendo Sports Night en la CSC.

sports-night

Argumentalmente, Sports Night narra el día a día del equipo responsable de un programa nocturno de un canal dedicado a los deportes encabezado por su editor jefe Isaac Jaffe (Robert Guillaume), su productora ejecutiva Dana Whitaker (Felicity Huffman), los presentadores Casie McCall y Dan Rydell (Peter Krause y Josh Charles) y los productores asociados Natalie Hurley y Jeremy Goodwin (Sabrina Lloyd y Joshua Malina). Pero decir que la serie va sobre deportes es, como rezaba su acertadísimo slogan, como afirmar que los Ángeles de Charlie trataba sobre la ejecución de la ley.

Sports Night, como hija primogénita de Sorkin que es, contiene el germen de todo lo que haría grande a la siguiente obra de su creador, The West Wing. Diálogos rápidos llenos de ingenio, una afilada crítica social y dosis de drama y comedia que se entremezclan ante el espectador de forma pasmosa. Y en la que, aunque el deporte y el día a día en la "cocina de la televisión" sea una mera excusa, lo más importante es el desarrollo e interacción de sus personajes. Y no me malinterpreten porque, aunque una mera excusa, el trabajo de documentación sobre el mundo del deporte y el periodismo especializado (de los entresijos de la tele supongo que Sorkin ya sabría algo) es soberbio.

La principal pega de Sports Night es que todos esos elementos que la caracterizan tardan en encajar y acoplarse en el funcionamiento de la serie. Bien porque el formato puede no ayudar mucho (duración y formato de sitcom) o, más seguramente, porque la ABC pretendía, llevada por los gustos del público mayoritario reacio a un humor basado en los diálogos y no en los chistes, un tipo de serie totalmente diferente. Es por ello que a lo largo de, sobre todo, su primera temporada vemos como el ritmo coral de la serie se veía cortado por la innecesaria necesidad (valga la rebundancia) de añadir unas risas enlatadas totalmente fuera de lugar.

vlc-screencaps-sports-night-2312039-500-375

Lo que es curioso, y le suma puntos en la recomendación, es como el visionado actual de Sports Night se convierte en todo un ejercicio de conocimientos seriéfilos. Nos encontramos con un Peter Krause anterior a Six Feet Under, a Felicity Huffman predesesperada (y a su marido William H. Macy como un analista de audiencias a partir de la segunda temporada), a un Josh Charles que ahora podemos disfrutar en The God Wife y, lo más importante, unos Joshua Malina, Janel Moloney y Lisa Edelstein que más tarde veríamos pasear por los pasillos de La Casa Blanca. Y es que Aaron Sorkin es uno de esos creadores, como J.J. Abrams, que gusta de cierto "nepotismo" a la hora de elegir con quien trabaja, lo que sus amigos, supongo, agradecerán. Y no hay como echarle un ojo a Studio 60 para confirmarlo (con cameo de la Huffman interpretándose a sí misma incluido).

En definitiva, una serie adelantada a su tiempo enfocada a un público que no era el suyo y que solo las buenas críticas y premios le pudieron mantener en antena. Pero tal como dice el refrán, cuando se cierra una puerta se abre una ventana, y si no fuera por la cancelación de Sports Nigth nunca hubieramos podido disfrutar de The West Wing. Y aunque pueda servir de poco, al menos reconforta.