14 de mayo de 2010

Poli Malo, Poli Bueno: La sexta temporada de Lost


¡Hombre! Por fín una oportunidad para tocar la fibra sensible a más de un fan enervado. Sere breve en esta primera disertación, porque lo de verdad estoy esperando es poder leerle, Poli Bueno, todas las tonterías autoimpuestas que tiene pensadas para defender lo indefendible. Bien, años llevan recordándonos los i - responsables de esta serie que todo estaba pensado desde el principio. Cosa que no dudo pero, lo que no nos dijeron, es que todo lo que habían pensado... ¡era una somera tontería!


 
Para variar, habla desde el más profundo desconociemiento. Pero además le intuyo un cierto tono de desesperación y cabreo, como si lo que en realidad le pasara es que ha sido victíma de sus propias expectativas hacia la serie. ¿Qué esperaba, Poli Malo? Como última temporada se están ofreciendo respuestas a la mayoría de los enigmas de la serie cerrando de manera más que notable el círculo. Pero aún así, cabría recordar todo lo que esta serie ha significado y ha sido durante años. Enterrarla por que en su parte final flojee un poco es de cobardes y desagradecidos. Vamos, de gente como usted.
Parece que le he tocado la fibra sensible, mi querido enemigo. Pero tranquilo que tengo de eso que a usted tanto le gusta sacar siempre a coalición para postularme en contra de la serie intocable por excelencia. ¿Cómo es la palabra? A sí, argumentos. Empecemos. ¿Este sentimentalismo barato y exacerbado también estaba pensado desde un principio? O quizás esta repentina obesión por empezar a tomar al espectador como tonto, después de 5 temporadas, ¿también es parte del gran puzzle de Lost? Por cierto, son preguntas retóricas, así que no hace falta que me venga con rodeos, como los guionistas de la serie, para repondermelas.
Es un rádical y su falta de tacto me supera y me entristece a la vez. Lost, ante todo, es una serie de personajes por lo que lo más importante es el viaje de estos y que sus acciones son capitales para el devenir de la historia. Ya veremos que queda de ese "sentimentalismo barato" dentro de una semana, cuando seamos testigos de su final. Será entonces cuando de verdad usted se de cuenta de que una de las mejores series de la historia ha llegado su fin y que ha estado años disfrutando con la vivencias e historias de un personajes perfectamente dibujados. Porque, por mucho que la crítique, ambos sabemos que verá el final de la serie.
¡Por supuesto que lo veré! Más que nada para no tener más sensación, si cabe, de que he estado perdiendo un tiempo precioso durante todos estos últimos años. Que remedio, compañero. Pero permítame que siga a lo mío. Me parece que hace uso del tópico "cualquier tiempo pasado nos parece mejor" y, aún más grave, de que todo este sin sentido final está justificado por lo bien que la serie se lo ha hecho pasar. Y que quiere que el diga nada de eso justifica que Lost se haya convertido, en cuestión de casi dos temporadas, en una parodia de si misma que se retroalimenta de la obsesion de sus fans más acérrimos.
Sigo creyendo que es usted un extremista y que es víctima de sus propias exigencias. Lost, como serie que puede tener picos de calidad más altos o bajos, no difiere mucho de lo que tradicionalmente ha sido. Como toda serie, tiene factores que gustan o llegan más que otros pero defenestrarla de tal forma no se sostiene de ninguna manera y solo se entiende como un síntoma de despecho. Quedan tres horas y emdia de la mejor televisión que se ha podido ver en los último años así que le recomiendo que se quite la venda y disfrute. Que, ante todo, Lost está confeccionada para el disfrute del personal.

El bien contra el mal, el negro contra el blanco... ¿Quién abandonará la Isla? ¿Poli Bueno o Poli Malo?

[+] El Negro sobre Blanco, en Carrusel de Series.
[+] La mitología de Lost, en El Cuarto del Ocio.