15 de julio de 2010

Louie

wallpaper_1024x768_02

Louis Szekely modificó su apellido a C.K. siendo un adolescente para que a la gente no le costará tanto pronunciarlo. Ese fue el génesis, como si de un superhéroe habláramos, de Louis C.K., creador, guionista y protagonista de Louie, la nueva comedia del canal FX. Louis, en cuya documentación pone que se dedica al stand up comedy, se ha ganado las castañas en televisión trabajando con Crhis Rock, David Letterman y Conan O'Brian , y debe ser de las pocas personas a las que la HBO le ha cancelado una serie, Lucky Louie, en la primera temporada [1]

En Louie se nota mucho la vocación stand up de su responsable. Extractos de monólogos se entrelazan entre escenas más o menos relacionadas en las que las obsesiones de C.K. se ponen de manifiesto. Como un monologo, en Louie no siempre todo lo que se cuenta tiene relación directa con la escena anterior. Así, por ejemplo, la serie muestra situaciones, conversaciones y gags en las escenas anteriores y posteriores a los títulos de créditos iniciales y finales, que poco o nada tienen que ver con el resto del episodio [2], que debido a esa falta de relación aparente no desentonan del resto.

A eso súmenle pinceladas de surrealismo y momentos no tan orientados a la carcajada si no al estudio de la figura del humorista, una persona que no tiene porque estar siempre contando chistes, tener repuestas ingeniosas para todo o ser protagonista de infinidad de situaciones risibles, si no que vive sus dramas como otro cualquiera, con la diferencia de que luego les da la vuelta para convertirlos en material para su trabajo.

Para que se hagan una idea de con que tipo se van a encontrar, aquí les dejo un pequeño extracto de una de sus actuaciones en vivo:



[1] En cuanto mi distribuidor de series de confianza lo crea prioritario, veré la susodicha serie para poder gritar a los cuatro vientos lo injusto de su cancelación al más puro estilo de un fan de Firefly.

[2] Por ejemplo, una partida de poker entre humoristas que desencadena una reflexión sobre cuan hiriente puede ser el humor para ciertos grupos y los límites que hay que asumir, o no, o una visita al médico que que en realidad ahonda en el comportamiento del cómico (un doctor que no para de contar chistes frente a un humorista que no le ve la gracia a nada del asunto).