23 de noviembre de 2010

¿Qué fue de Jorge Sanz?



¿Y a mí que carajo me importa?, podría haber contestado cualquier persona que no estuviera al tanto de la novedad que nos ocupa. Pero como no, como se trata del título de la nueva, y primera, serie producida por Canal +, tal pregunta adquiere un significado bastante importante. ¿Qué fue de Jorge Sanz? Pues fue que, un buen día, el pequeño de los Trueba, David, tuvo la oportunidad de producir un proyecto que, si bien se distancia de la mayoría de la producción nacional en cuanto a series se refiere, toma como referencia e inspiración ciertos estilos que, lejos de esconder, moldea y adapta a la figura del actor español y, por expansión, a la del cine patrio - o a la idea generalizada que se tiene del cine realizado en nuestro país -.

La serie nos narra la ficticia actualidad de un real Jorge Sanz, actor venido a menos que tiene en su currículo todos los tópicos habidos y por haber del actor de éxito. Debut a lo grande como niño prodigio en Hollywood, consolidación de su carrera, sex simbol, encastillamiento, olvido general y un resurgimiento cuando nadie lo esperaba. Eso le convierte, dotes interpretativas aparte, en la persona indicada para aguantar sobre sus hombros esta historia de fama perdida, mejores días, supervivencia y nostalgia.

Los referentes, como decía, son claros. La melancolía y falsa ficción del Curb Your Enthusiasm de Larry David mezclada con la vergüenza ajena y patetismo de Ricky Gervais. Así pues, como otras muchas, ¿Qué fue de Jorge Sanz? nace como hija de pleno derecho de ambas y se coloca, por punto de partida argumental, como la hermana más próxima de la argentina Todos Contra Juan. Se diferencia y da un paso al frente, eso sí, haciendo un ejercicio de parodia a la industria del cine español, tan poco dada en los tiempos que corren a reírse de si misma, y lo hace ayudada por constantes cameos de actores y directores patrios volcados, con las mejores de las intenciones, en parodiar sus figuras públicas. 

Y si a todo esto se le suma a un Eduardo Antuña en estado de gracia y robando escenas cada vez que aparece y una banda sonora a cargo del maestro Darren Hayman, el resultado es una grata sorpresa dentro del panorama actual y el comienzo, esperemos, de una televisión española un poco más arriesgada y experimental.

Les dejo con la promo de la serie, con el Civic Pride del ya nombrado Darren Hayman, que hace aparición ukelele en mano, de fondo.