26 de enero de 2011

Bob's Burgers


En 1997 la cadena Fox decidió programar junto a la joya de su corona, The Simpsons, su nueva apuesta por la animación adulta, la que a la postre sería otra de sus series estandartes, King of the Hill. A partir de ese momento se puede estar hablando del nacimiento de una cita semanal que resulta imprescindible para muchos espectadores, la noche animada de Fox. Desde entonces muchas series han pasado por esta noche con mayor o menor éxito de público y crítica, cancelaciones o rescates inesperados [1] hasta llegar a principios de año y a la serie que nos ocupa a continuación, Bob's Burgers.

Lo primero que hay que decir de Bob's Burgers (Loren Bouchard, 2011) es que es una apuesta arriesgada dentro del status quo reinante en la animación mainstream que Fox ofrece cada domingo. Atrapada entre unos decadentes, pero reinantes, The Simpsons y las propuestas clónicas de Seth MacFarlane, por ahora se aleja bastante de la parodia de ambas y, sobre todo, del chiste referencial rápido e insustancial característico del creador de Family Guy, American Dad! y The Cleveland Show. Bob's Burguers apuesta por un humor de situación más intimo, de andar por casa, basándolo todo en el diálogo y el enredo y aprovechando su condición de serie de animación para mostrar ambientes y situaciones difíciles de recrear en una sitcom no animada al uso [2].

Por lo demás, Bob's Burguers cuenta con una producción acorde con los tiempos que corren y la cadena en dónde es emitida. Buena animación y dirección, un diseño de personajes más cercano a la tira cómica diaria que a otras producciones similares y un doblaje correcto en el que desatacan dos aspectos: primero, el trabajo de la cómica Kristen Schaal en el papel de Louise, la hija pequeña y sociópata de la familia y, segundo, el hecho de que el resto de voces femeninas principales sean interpretadas por hombres.

Es bastante pronto para saber que recorrido tendrá Bob's Burguers y como evolucionará, o no, a lo largo del tiempo si es que tiene la ocasión. Pero por ahora, y con la ausencia temporal de dos grandes de esto como South Park y Futurama y la debutante con honores Ugly Americans, Bob's Burguer se presenta como una alternativa a seguir muy de cerca.

[1] La programación dominical nocturna de la cadena siempre ha proporcionado jugosas historias. Como por ejemplo la cancelación de Family Guy y su posterior vuelta y éxito gracias a las ventas en DVD, suerte que no tuvieron ni Futurama, que fue vendida finalmente a Comedy Central, ni The PJs, que terminó en la extinta The WB. O, en el caso contrario, el desembarco en la cadena de The Critic tras su paso por la ABC.

[2] Como comedia de animación que es, genera una anulación de la realidad y presenta opciones argumentales que resultan coherentes dentro de su universo. Así, en el segundo episodio, Bob puede estar viviendo y trasladándose entre las paredes de su casa/restaurante o que, un episodio después, la trama principal se desarrolle alrededor de una vaca con peluca de mujer.