6 de enero de 2011

For your consideration II (Mauro)

En episodios anteriores de Basura and TV:
No se trata de una lista de prioridades o calidad. Solo diez recomendaciones personales que se antojan imprescindibles, pero no exclusivas, del año televisivo que se nos ha ido y que mañana tendrán su continuación con la lista que publicará Mauro.



¡Ja! Alex se creía que me iba a hacer quedar mal con su gráfico chulo, pero mi habilidad con el Paint y mi facilidad para evitar hacer cosas útiles claramente le dieron una lección. A continuación las otras [1] 10 series que a mi parecer fueron las mejores del año.

American Dad! (Temporada 5, Enero-Junio, Temoprada 6, desde Octubre)
Seth McFarlane, Fox: Como me dijo una vez el colega Eldemo: American Dad! es a Family Guy lo que Futurama a The Simpsons, es decir, la serie más evolucionada de su creador. Este es el tercer año consecutivo en que la serie no baja su altísimo y constante estándar de calidad. Con 2 pilares cómicos en estado de gracia como Stan y Roger, y un equipo de guionistas desbocado y cómodo en su estilo, American Dad! es una apuesta segura y una sorpresa constante semana tras semana si disfrutas con su humor negro.


Boardwalk Empire (Temporada 1, Septiembre-Diciembre)
Terence Winter, HBO: Estaba claro que era imposible estar a la altura de las tremendas expectativas que HBO había generado, pero eso no quita que la nueva abanderada de la cadena sea una serie impecable. Con una producción primorosa y un amplio abanico de grandes personajes, la serie desarrolla una interesante historia de crimen y corrupción en la Atlantic City de la Ley Seca. Con directores y productores como Tim Van Patten o Allen Coulter (dos fijos de los grandes exitos de HBO), la serie desprende clase y buen gusto en cada fotograma.


Breaking Bad (Temporada 3, Marzo-Junio)
Vince Gilligan, AMC: Tras su primera temporada era interesante. Tras la segunda pasó a ser muy pero que muy buena. Pues bien, tras su tercera temporada, reto a cualquiera a discutirme que Breaking Bad no se merece estar entre las mejores series de la historia de la televisión. Esta es una serie capaz de combinar una sutileza artística y la violencia más cruda con una facilidad que haría llorar de alegría al mismísimo Quentin Tarantino. Soportar la intensa carga dramática y la cantidad de mierda que acumulan en su conciencia los protagonistas fue mi mayor placer televisivo del año.


Louie (Temporada 1, Junio-Septiembre)
Louis C.K., FX: La comedia de culto del año es una pequeña obra autobiográfica del cómico estadounidense Louis C.K. Con un formato único que combina fragmentos de sus monólogos con cortometrajes sin continuidad alguna, la serie analiza con inteligencia, y más profundidad de la que aparenta, un amplio rango de situaciones cotidianas con un humor negro no apto para todos los estómagos.


Men of a Certain Age (Temporada 1, Enero-Febrero, Temporada 2, Diciembre y termina la semana que viene)
Ray Romano y Mike Royce, TNT: Sin hacer mucho ruido, esta serie sobre 3 amigos que deben asumir las responsabilidades que conlleva haber superado los 40 años de edad, se hizo un hueco entre mis favoritas a base de puro talento. La naturalidad y el realismo con la que pasan del drama familiar a la comedia, hoy por hoy solo está al alcance Friday Night Lights (una serie que no se coló en la lista por negligencia nuestra). Un Ray Romano irreconocible de su época en las sitcom de los 90 compone un personaje adorable y se pone a las riendas de una serie que todos deberían ver simplemente por el calor humano que transmite. 


Rubicon (Temporada 1, Junio-Octubre. Cancelada.)
Jason Horwitch, AMC: La incomprendida del año fue un anti-thriller, el negativo de 24, una serie que jugaba sus cartas con una parsimonia que aburría a muchos y fascinaba a unos pocos. Rubicon es una serie densa, de ritmo pausado, que se centra en una conspiración que ni siquiera el protagonista, un brillante pero perturbado analista de inteligencia, llegaba a comprender. La genialidad de esta serie radicaba en que pese su absoluta e intencionada falta de espectacularidad, era capaz de crear una atmósfera de paranoia y suspenso única en la televisión. Es una auténtica pena que series con pretensiones como las de Rubicon no puedan sobrevivir ni siquiera en la televisión por cable. 


Terriers (Temporada 1, Septiembre-Diciembre. Cancelada.)
Ted Griffin, FX: La ignorada del año es una serie que lo tenía todo: detectives privados cutres en California, unos guiones excepcionales que combinaban casos autoconclusivos con una trama serializada, un elenco de actores hecho a medida y una facilidad increíble para pasar de la comedia simpática al drama más oscuro. No termino de entender por qué tan poca gente vio esta serie, pero para este humilde espectador, Terriers es lo mejor que parió FX desde The Shield.


The Big C (Temporada 1, Agosto-Noviembre)
Darlene Hunt, Showtime: The Big C completa el poker de mujeres protagonistas del canal con una Laura Linney que clava su papel de ama de casa conservadora que decide cambiar radicalmente su estilo de vida al enterarse de que tiene un cáncer terminal. Con unos diálogos y un sentido del humor brillantes y un elenco de secundarios de lujo (no se pierdan a Shaun, el hermano ultra ecologista), la serie mantiene en alto el listón de sus predecesoras (US of Tara y Nurse Jackie tuvieron ambas una 2da temporada notable y no se metieron en la lista por falta de espacio). Emmy instantáneo para Linney.


The Late Late Show with Craig Ferguson (Temporada 5, de Lunes a Viernes, todo el año. Es un pesado)
¿Craig Ferguson?, CBS: El late night con menor presupuesto y reconocimiento de la televisión americana es paradójicamente el mejor con diferencia. Y para más inri, está presentado por un cómico escocés que se pasó la década de los 80 bebiendo alcohol y drogándose (ahora está mejor). Craig Ferguson hace lo que quiere, se burla de su cadena, de la pobre iluminación de su estudio, de sus productores, improvisa el 99% de lo que dice y rara vez se interesa por lo que sus invitados vienen a vender. Su programa es imprevisible, sus entrevistas son irrepetibles y si tu inglés es flojo, su acento es incomprensible, pero siempre siempre te hace reír.


The Ricky Gervais Show (Temporada 1, Febrero-Mayo)
Ricky Gervais y Stephen Merchant, HBO: Esta es probablemente la recomendación más difícil de la lista. Difícil porque no es una serie, sino más bien un podcast animado en el que los creadores de The Office y Extras se dedican a hablar de temas cotidianos con Karl Pilkington, un ser con una visión del mundo bastante peculiar. Si logras entrar en su único sentido del humor, prepárate para reír a mandíbula suelta con uno de los personajes más misteriosos de la televisión: todavía no sé decir si Karl es un completo idiota o un actor cómico increíble.


[1] Digo "otras" porque cuando Alex me dijo por correo que haga una lista con lo mejor del año, nos dimos cuenta que los 2 íbamos a escribir sobre prácticamente las mismas series. Este blog está mucho más planificado de lo que ustedes creen...