12 de enero de 2011

Shameless vs. Shameless

Dado que ya tenemos bastante experiencia con adaptaciones de series británicas, casi todas nefastas salvo contada excepción, me pareció interesante abordar el tema desde un nuevo punto de vista: el mano a mano, la comparación definitiva. Aprovechando que esta semana Showtime estrenaba su propia versión de Shameless (serie que a priori calza a la perfección con la moralidad de las series de la cadena), decidí descargarme la versión original británica (que por cierto, va por su octava temporada) y ver, por lo menos, ambos pilotos uno detrás del otro. He aquí mis conclusiones.

No, Frank, no estás viendo doble. Hay dos series sobre tu vida y una gana por goleada.

Para empezar, la versión americana es una copia prácticamente literal de su homónima, casi se podría decir que lo único que cambian son los actores. Y la verdad es que ésto juega a su favor, porque el piloto de Shameless UK es excelente. Gracias a una presentación simpática y altamente informativa, podemos meternos de lleno en la vida de los Gallagher: 6 hermanos huérfanos de madre que se las arreglan para vivir con relativa normalidad pese al alcoholismo y la negligencia constantes de su padre. Para mí, la Shameless británica brilla a la hora de retratar la idiosincrasia de la clase obrera inglesa y a la hora de confeccionar rápidamente personajes tridimensionales (de los que no hacen falta gafas) y carismáticos. La honestidad y la calidez humana de la serie provienen de la hábil pluma de Paul Abbott, creador de la serie y, afortunadamente, productor de la versión americana, que aporta una gran cuota autobiográfica a sus guiones. Lean su historia en Wikipedia y luego me dicen si este tío no tiene algo que contar. El tono de Shameless baila con naturalidad entre la comedia sin pelos en la lengua y el drama de "me río por no llorar".

Mi principal problema con Shameless US está en su esencia, sencillamente no me la creo. Primero porque Showtime le dio un lavado de cara a la serie que no la favorece nada: parte del encanto de la original está en la suciedad y la crudeza de la ambientación. Los Gallagher americanos tienen ropa bonita, iPod, una tele de plasma to'chula y viven en un barrio normal, en una casa normal en la que lo único que falla es la lavadora (y porque lo pone en el guión). Aunque el casting me parece en su mayoría acertado, sobre todo el de los niños y especialmente el de Fiona, no me gustan nada las actuaciones, para mí estropean los mejores momentos del piloto original. Da la sensación de que los actores de la Shameless americana recitan las frases para una audiencia mientras que los de la Shameless británica interpretan el guión como si nadie los estuviese mirando. A modo de ejemplo vean la escena que acabo de plagiar (James McAvoy está genial) o la del sentido del sistema digestivo, la clave está en la sutilidad y eso nunca fue una de las especialidades de Showtime.

Como bien comentó ayer Alex por Twitter, probablemente Shameless US no tenga tantos defectos para una persona que no haya visto la original. Estoy completamente de acuerdo, y hablando objetivamente, Shameless US es una muy buena serie y probablemente lo va a ver más gente que a la británica. Mi argumento es: si ya tengo una Shameless genial, ¿para qué quiero una copia retocada con Photoshop?