22 de febrero de 2011

The Sarah Silverman Program


El debate sobre si el humor tiene límites, si hay que imponer barreras o si, directamente, existen temas tabú y sagrados que están vetados a cualquier tipo de mofa está más o menos latente en la opinión pública y lamentablemente suele estar supeditado a la aparente gracia, o falta de esta, del chiste en cuestión y muy pocas veces  a lo que de verdad importa, que es la decisión personal de construirse una moral  propia y no la de la sociedad en imponerla. ¿Y esto a qué viene? A que a la hora de adentrarse a analizar y recomendar el humor que Sarah Silverman desarrolla hay que tener muy en cuenta que esta judía de Bedford no da ninguna concesión a lo políticamente correcto. Su humor no esta supeditado a ninguna clase de moral.

Una vez dejado esto claro es la hora de presentar The Sarah Silverman Program, comedia de Comedy Central en la que Silverman desarrolla todo su arsenal humorístico. Una serie de apariencia colorista que nada tiene que ver con las intenciones de su creadora/protagonista ya que la Sarah Silverman ficticia es una treintañera egoísta y competitiva a la que nada de lo que pasa a su alrededor le importa y que utiliza a quien tiene cerca en beneficio de sus estúpidos e irresponsables actos.

Directa y escatológica, el tacto y la prudencia no tienen cabida, la serie carga contra los grandes estereotipos de la moral (religión, raza, enfermedad, muerte, sexualidad) para ridiculizar las reacciones humanas ante la ruptura de lo establecido. Porque lo que en primera instancia puede parecer un todo vale por el hecho de buscar la carcajada fácil y primaria se torna en un intento de Silverman de expandir su forma de entender las cosas. ¿Por qué escandalizarse ante el aborto infantil, el holocausto o la muerte? ¡Nada en esta vida es para tanto!

The Sarah Silverman Program consta de treinta y dos episodios y Comedy Cental la canceló al termino de su tercera temporada. Pequeñas píldoras de risa sin complejos que durante veinte minutos te alejan de una realidad en la que coger todo con papel de fumar, indignarse y sacarlo de contexto está cada vez más al día.

[+] Song of The Sarah Silverman Program: From our rears to your ears! en Spotify.