28 de marzo de 2011

Batman: The Brave and The Bold


Batman: The Brave and The Bold (Cartoon Network, 2008 - ...) es la actualización en forma de serie de animación de la etapa más longeva y exitosa con la que contó la colección de cómics The Brave and The Bold, la correspondiente a las historias comprendidas entre los números cincuenta y doscientos de la misma, consistente en historias autoconclusivas en las que el personaje estrella de DC, Batman, formaba equipo con alguno de los muchos superhéroes de la editorial para derrotar al villano de turno.

Este es el punto de partida de una serie que este pasado viernes comenzó su tercera temporada y que, para empezar a relatar sus virtudes, en estos tiempos en los que se celebra el hecho de que toda adaptación del genero superheróico no pueda entenderse sin una impostada seriedad y solemnidad (el éxito del Batman de Christopher Nolan puede ser el mayor ejemplo de ello), se atreve en ir a contracorriente y ofrecer al espectador una de las facetas más significativas, y a la vez más olvidadas, del personaje creado hace más de setenta años por Bob Kane para Detective Comics. Batman: The Brave and The Bold celebra y abraza la locura constante en la que cualquier cosa puede pasar, el argumento como excusa de una acción despreocupada y un sentido del humor excéntrico y muchas veces chiflado.

Pero, curiosamente, en una serie que lleva su nombre, Batman no es el protagonista, si no un punto de unión para el resto de personajes y sus historias. Ya no es solo que, rompiendo otra regla no escrita, no se nos presente el conocido ya por todos origen del personaje, si no que es el único héroe de toda la serie del cual no se nos presenta nada sobre su alter ego o vida personal. Porque la verdadera fuerza de las historias de la serie se encuentra en la colección enciclopédica de los personajes que aparecen en cada episodio que, con mucho criterio, van desde los más famosos héroes de la editorial a los más secundarios, pasando por una buena cantidad de personajes clásicos casi olvidados y que consiguen un efecto doble hacia el espectador. Por una parte, el fan experto puede regodearse con la labor completista de la serie mientras que, por la otra, el más neófito tiene la oportunidad de adentrarse en el conocimiento de una serie de personajes que, por unos motivos u otros, han pasado con el tiempo a considerarse de segunda o tercera fila y que no cuentan con el apoyo mediático que si obtienen los grandes pilares, como el propio Batman.

Los trece episodios con los que contará esta tercera temporada serán los últimos de la serie. No será el fin del personaje, por supuesto, pero si posiblemente la desaparición, hasta nueva orden, de esta despreocupada forma de enfrentarse a el desarrollo del mismo. Batman: The Brave and The Bold se destapó como una rara avis dentro del panorama actual y así tendrá que se recordada, como una loca y divertida anomalía.