1 de junio de 2011

The Shadow Line


Los británicos utilizan el termino drama serial para hacer referencia a lo que comúnmente nos referimos como miniserie. En el caso que nos ocupa lo de mini parece que es hasta anecdótico porque The Shadow Line contará con siete episodios, que son los mismos, o incluso más, de los que suelen tener muchas series de allí por temporada. Pero permítanme que deje atrás el wikipedismo y les cuente en un par de párrafos, y otro par de apéndices, que es esto de The Shadow Line.

The Shadow Line es un drama policial emitido por BBC2 (en el momento de escribir estas líneas se han podido ver cuatro de los siete episodios con los que contará) ideado, escrito y dirigido por Hugo Blick y protagonizado por, entre otros, Chiwetel Ejiofor y Crhistopher Ecclestone, dos actores que los aficionados a la ciencia ficción recordarán por sus papeles en Serenity y Doctor Who respectivamente. La historia se centra en el asesinato de Harvey Wratten, capo de la droga londinense, y en la investigación paralela por parte de la policía y de los miembros de la organización criminal para descubrir la identidad e intenciones del asesino.

A falta de ver la resolución de la historia, esa shadow line que le da el título a la serie hace referencia a los comportamientos, ambiciones y actos de los personajes [1]. Huyendo de una diferenciación maniquea de buenos y malos The Shadow Line propone una atmósfera inquietante y tensa y la rodea de intriga y misterio en lo que al pasado de los personajes se refiere. Largos y pausados diálogos, una violencia explicita cuando es necesaria, el escaso uso de música incidental y una seriedad y solemnidad absolutas son los elementos que construyen ese ritmo tenso que siempre parece estar a punto de romperse y dar paso a la desgracia.

Está por ver, pues, si esa línea seguirá separando tan difusamente a los personajes o si al final tanto misterio desembocará en un lugar común para todos. Sea como sea, la propuesta de The Shadow Line seguirá intacta. Alejar el policíaco de la acción y rapidez a favor de la intriga y la tensión.

[1] Policías que se venden al mejor postor, mafiosos con un fuerte sentido del honor y la familia, asesinos implacables que no derraman una gota de sangre más de la que es necesaria, periodistas capaces de cualquier cosa por conseguir una historia... estereotipos muy reconocibles en este tipo de historias,sí, que se alejan del discurso de buenas o malas personas independientemente del lado de la balanza en donde se sitúen. Cada uno de los personajes presenta una serie de claros oscuros en su personalidad y actos que, exceptuando los ejemplos más extremos, hace difícil la calificación moral de cada uno.

[+] El tema de entrada de la serie, por Emily Barker & The Red Clay Halo.
[+] De Dunphy y líneas difusas en el Diario de Mr. MacGuffin.