29 de septiembre de 2011

Las noches de Comedy Central


Comencemos con un poco de historia. En 1996 Comedy Central estrena The Daily Show, un late night presentado por Craig Kilborn del que un servidor no estaría hablando si no fuera porque tres años después Kilborn dejó su puesto a Jon Stewart, el encargado de hacer leyenda. Stewart transformó el programa y lo centro en la sátira política, se rodeo de lo mejor que encontraba creando una de las mejores canteras de comedia existentes y, por el camino, lleva ya conseguidos dieciséis premios Emmy. Ah, y un spin off, pero de eso hablaremos más adelante.

¿Por qué sátira política? Posiblemente porque antes de hacerse cargo de la producción ejecutiva del programa Stewart fue, entre otras muchas cosas, editor de The Onion [1], el periódico de sátira social famoso por sus noticias falsas y burla al periodismo [2]. Lo cierto es que la decisión no pudo ser más acertada porque gracias a ella el programa subió su audiencia de forma considerable, llegando a los mas de tres millones y medio de espectadores con la aparición de Barack Obama en 2008 [3].

Pero si importante es la figura de Stewart, más lo es la de los corresponsales. Colaborades de diversos segmentos del programa (reportajes, sketches o secciones propias) que son una extensión de la filosofía del mismo. Cómicos de primera fila o desconocidos talentos [4] representados en las figuras de más exito que el programa ha dado. Los Stephven, Steve Carrell y Stephen Colbert.


Del primero sabemos que tras el éxito y catapulta que le dio el programa acabó triunfando en The Office convirtiéndose en un actor y cómico reconocido a nivel mundial y del segundo... bueno, al segundo hay que darle de comer a parte.

Porque tal fue la repercusión del personaje de Colbert, un periodista republicano que no desentonaría en ninguna tertulia de Fox News, que en 2005 se ganó su propio programa. Emitido seguidamente después que The Daily Show, The Colbert Report es a los programas políticos conservadores de Estados Unidos lo que The Onion a la prensa en general. Pero es que la precisión en la sátira de Colbert y la habilidad de este a la hora de mimetizarse con el personaje es tal que no son pocos los seguidores del personaje que de verdad creen en la existencia como tal del mismo.

Para que se hagan una idea de a lo que me refiero, y como final del artículo, les dejo con la actuación de Colbert en la tradicional cena con los corresponsales de prensa de la Casa Blanca, donde, sin despegarse del personaje, el bueno de Stephen le dio un buen rapapolvos al por entonces presidente, George W. Bush, utilizando un discurso, además, muy cercano a los roasts que comentábamos la semana pasada:


Aquí la versión completa de más de veinte minutos que, por desgracia, no puede ser insertada.

 [1] De The Onion nace, por cierto, The A.V. Club, publicación cultural que, entre secciones de cine, libros o música, posee una base de datos sobre televisión de obligada lectura con reviews, reportajes y entrevistas tanto de las novedades como de series más clásicas.

[2] Un saludo para los talentosos muchachos de El Mundo Today.

[3] Que pueden ver en la extensa colección de clips del programa alojados en su página web.

[4] Una larga lista con nombres como John Oliver, Lewis Black, Ed Helms, Olivia Munn, Susie Essman, Caroline Rhea o Jeff Ross.