14 de noviembre de 2011

La trilogía de la vergüenza


Muy acertadamente, y adelantándose a ese aluvion de criticas que le acusan de repetir formula, Ricky Gervais se refirió a Life's too Short, su nueva comedia para la BBC, como el cierre de la trilogía que forma con The Office y Extras. El cierre a un tipo de comedia basada en la vergüenza ajena, en traspasar los supuestos límites de lo que se puede o no se puede hacer con el humor, en historias de miseria y bajona repletas de personajes míseros y, sobre todo, el cierre a un tipo de comedia democráticamente hiriente que se ríe de todo y de todos sin excepción.

Así que no es de extrañar que en Life's Too Short este representado al dedillo el libro de estilo de Gervais y su inseparable Setephen Merchant los cuales, rizando el rizo autorreferencial, han elegido interpretarse a sí mismos y centrar de nuevo su punto de mira hacia el mundo del espectáculo, como ya hicieran en Extras, a lomos de un Warwick Davis as himself en modo paródico, como si de una versión enana y más pagada de sí mismo de David Brent se tratara. Un Davis que sirve de nuevo filtro para el humor de esta pareja y que representa toda una subversión en la aplicación de la comedia observacional desde el  punto de vista de una rara avis de la sociedad. No solo por su condición de enano, si no por la de peculiar estrella de cine en clarísimas horas bajas que representa.

El juego de apariencias, las miradas profundas, los silencios incómodos, el anhelo a la vida pasada y el miedo al olvido son las armas con las que empieza a jugar este mockumentary repleto de mala baba, mucha incomodidad y una buena cantidad de cameos que prometen ser hilarantes [1]. Life's Too Short comienza bien su andadura y promete elevar el listón tal como lo hicieron sus hermanas mayores. La serie ya está en antena, ahora solo nos queda verla y esperar que eso ocurra.


[1] Como ha sido la aparición de Liam Neeson en uno de los momentos cómicos desde ya más importantes del año y como prometen serlo las interpretaciones de Helena Bonham Carter, Johnny Depp, Sting o Steve Carrell, entre otros.