14 de diciembre de 2011

The Charlie Brooker's Zone


Les presento a Charlie Brooker. Puede que ustedes ya le conozcan por ser el creador y guionista de Dead Set (E4, 2008), por sus libros o por su columna semanal en la sección de televisión de The Guardian. Si no es así, lo más importante que tienen que saber del bueno de Charlie es que se caracteriza por hacer gala de un humor muy salvaje aliñado con una visión muy pesimista, y en muchas ocasiones surrealista, de todo lo que le rodea. Eso y que tiene nueva serie en Channel 4, Black Mirror.

Todos los episodios de Black Mirror [1] se componen de historias autoconclusivas e independientes entre sí con un solo nexo en común. Todas ellas tratan, sin genero definido y con un grupo de actores diferentes, sobre las implicaciones e influencia de las nuevas tecnologías, su impacto y sus posibles usos en las sociedades modernas. Como si una The Twilight Zone moderna e inglesa se tratara, Black Mirror consigue lo que la serie de Rod Serling consiguiera a principios de los sesenta. The Twilight Zone lograba gracias a la ciencia ficción poder exponer temas tabús para la sociedad norteamericana del momento que de otra forma más convencional serían censurados. Black Mirror recoge el testigo con las mismas intenciones y logra que cada semana el espectador sea testigo de una historia impactante tratada como nunca antes, elevando los límites del discurso televisivo y ofreciendo una experiencia nueva e irrepetible en cada episodio.

En The National Anthem, el primer episodio de la serie, se teoriza sobre como los avances de la tecnología afectan a todos los estamentos de la sociedad (desde la clase política al ciudadano de calle, pasando por los grandes medios informativos) y como estos favorecen,  poco a poco, a la deshumanización de las personas. Todo ello con muy mala baba y un humor negrísimo, siendo el episodio que en un universo perfecto Alan Moore hubiera escrito para The Thick of It. 15 Million Merits, por su parte, se mete en el terreno de la ciencia ficción más distópica para reflexionar sobre las relaciones humanas en una sociedad altamente tecnificada y totalitaria en la que se ha elevado hasta el ridículo el concepto de la vida online. Vamos, la novela que Orwell hubiera escrito si hubiera nacido cincuenta años después.

Del tercer y último episodio, The Entire Story of You, solo conocemos la sinopsis. ¿Qué pasaría si lleváramos el concepto de almacenamiento sobre nuestra vidas en las redes sociales hasta el extremo? No sé ustedes, pero yo estoy deseando saberlo.

[1] Tres en total, con dos emitidos a la fecha de escribir este artículo, The National Anthem y 15 Million Merits.