19 de enero de 2012

El iPod de Jonathan Ames

Ambientada en Brooklyn, epicentro de la cultura hipster de Nueva York (y de la gran mayoría de los espectadores de la serie por lo visto), es de esperarse que Bored to Death tenga una banda sonora por lo menos adecuada. Lamentablemente éste no es el caso, por que la música que suena durante las aventuras de Jonathan Ames no es que sea adecuada, sino que es excelente, un perfecto resumen de la esencia de la serie.



Por un lado tenemos las canciones que evocan la parte noir de la serie: grandes nombres del jazz como John Coltrane, dioses de la fusión como Tito Puente, colosos del soul como Isaac Hayes, melodías clásicas como “Dark Eyes” y artistas actuales con clarísima inspiración retro como The Bandana Splits o el disco swing de Sinnead O’Connor (Am I Not Your Girl?, 2003). Pero quizás el grupo más representativo de este sonido sean Big Lazy, un trio, cómo no, neoyorquino que toca un rock instrumental claramente inspirado en el cine noir y del que Quentin Tarantino seguro debe tener todos sus discos. Si crees que no identificas su sonido, piensa en las escenas de investigación de Jonathan y ahí lo tienes. Altamente recomendables.




La otra cara de la moneda es la gran cantidad y variedad de grupos underground que suenan a lo largo de las 3 temporadas, complementándose a la perfección con los sonidos más clásicos y haciendo las delicias de los fans de las camisas a cuadros y las gafas de pasta sin graduación. Jóvenes promesas indie como Lykke Li, grupos consolidados (y de Brooklyn) como TV On The Radio, rarezas de muy buen gusto como Dan Auerbach (cantante y guitarra de The Black Keys) en solitario o el supergrupo Monsters of Folk, veteranos de la escena como The Magntic Fields o Stephen Malkmus, el colectivo sueco I’m From Barcelona, los impronunciables !!!, el grupo fetiche de la serie Young Marble Giants... Todos juntos forman una moderna y equilibrada mezcla de sonidos pop, rock, eléctronica y todo lo que se te ocurra de por medio que para los que disfrutamos descubriendo grupos nuevos constantemente es una auténtica gozada.





No abundan las series con un estilo musical tan marcado y que represente tan bien su espíritu, que yo conozca solo Skins y Misfits están a este nivel (sus bandas sonoras están también entre nuestras listas de reproducción favoritas). Así que con esta playlist de Spotify hecha con mucho cariño (y que cada tanto sigo actualizando), les dejo un motivo más para echar de menos a Bored to Death.