15 de mayo de 2012

La burbuja Abrams


La NBC, esa cadena que anda por la vida como pollo sin cabeza, ha anunciado sus renovaciones y cancelaciones de este año y, además, ha presentado los nuevos proyectos para la próxima temporada. Y de entre todos estos proyectos el que más eco está generando es Revolution, drama post-apocalíptico creado por Eric Kripke (creador de Supernatural y showrunner de la misma durante cinco temporadas) cuyo primer episodio estará dirigido por Jon Favreau y que está producida, entre otros, por J.J. Abrams. Y, como cualquier otro producto al que el neoyorquino pone su nombre, la conversación en torno a Revolution ya ha sido fagotizada por el eterno debate de las capacidades de Abrams y su hiperactividad como artista. Así que este es un buen momento como otro cualquiera para hacer un repaso específico a la carrera de J.J. en televisión e intentar dejar claro su peso e influencia dentro de las series con las que se le identifica.

Como creador o co-creador Abrams tiene en su haber cinco series. En orden cronológico estas son Felicity (junto a Matt Reeves), Alias, Lost (junto a Damon LindelofJeffrey Lieber), Fringe (junto a Alex Kurtzman y Roberto Orci) y Undercovers (junto a Josh Reims). De estas cinco series Abrams solo fue show runner de las dos primeras siendo Felicity, además, la serie en la que más guiones ha firmado. Así que se puede decir que en el mundo de la televisión los únicos proyectos que son, en un gran porcentaje,  responsabilidad capital de J.J. Abrams son Felicity y Alias. En el resto de los otros tres proyectos la participación del Rey Midas de la pequeña pantalla se reduce a su labor como productor de la serie y director y escritor de cuatro episodios de Lost (incluyendo el piloto doble), escritor de seis episodios de Fringe y director del piloto de Undercovers, junto a la escritura de este y otros dos episodio más.

Es por ello que tanto del éxito de Lost y Fringe como del fracaso de Undercovers J.J. Abrams no tiene mucha responsabilidad. Lost es la serie de Lindelof desde el tercer episodio (y más tarde, también, de Carlton Cuse) y parte de lo mismo ocurre con Orci, Kurtzman primero, y J.H. Wyman y Jeff Pinkner después, en Fringe. Y en el caso contrario, el del fracaso de Undercovers, es de justicia apuntar que el peso de la cancelación cae mínimamente en sus hombros.

Ya lejos de la creación y escritura J.J. ha ido acercando su nombre, y dinero, a varias series más como productor o productor ejecutivo. De un tiempo a esta parte, What About Brian, Six Degrees y, sobre todo, Person of Interest y Alcatraz. Series que, sobre todo las dos últimas por ser posteriores a Lost, se beneficiaron de ver su nombre al lado del de Abrams aunque la influencia de este en ellas fuera casi anecdótica. Aunque eso sí, para terminar y poniéndonos completistas, hay que destacar la labor del hombre-para-todo como músico porque suyos son los créditos iniciales de Felicity, Alias, Lost, Fringe y Alcatraz