8 de julio de 2012

The Midnight Beast


Antecedentes:

1) Entre los fichajes que Saturday Night Live hizo en 2005 se encontraban tres amigos de toda la vida de Berkley, California, que no mucho después revolucionarían el longevo programa de sketches de la NBC. Gracias a sus Digital Shorts Akiva Schaffer, Jorm TacconeAndy Samberg no solo se hicieron mundialmente famosos, si no que se convirtieron en los principales responsables de que el programa se beneficiara del enorme éxito que sus vídeos cosechaban en internet gracias a la viralidad. ¿La formula del éxito? Humor, parodia y música, mucha música, con especial predilección por estirar hasta la hilaridad todos los tics que rodean al mundo del rap. Los Digital Shorts y The Lonely Island se presentaban al mundo con Lazy Sunday y este mismo año superaban la barrera de los cien sketches justo antes de conocer la marcha de Sambreg de SNL, lo que posiblemente signifique el fin de la era shortiana. Entre medias un puñado de hitazos, una de las mejores comedias de la última década, y los que posiblemente sean los dos discos de rap más honestos de la historia.

2) Ese mismo año, bendito 2005, una pareja de cómicos y músicos neozelandeses comenzaba un programa de radio en la BBC que dos años después tendría continuidad en una serie de dos temporadas para la HBO. Los Flight of the Conchords, o lo que es lo mismo Bret McKenzieJemaine Clement, se adelantaban un par de años al boom de las series musicales y componían una comedia exquisita que alcanzaría su cima creativa con la colaboración de Michel Gondry como director del quinto episodio de la segunda temporada, Unnatural Love. Lamentablemente la serie no pudo continuar en una tercera temporada, pero eso no significó la desaparición de esa particular forma de entender el humor ya que en la última edición de los Oscar McKenzie fue galardonado con la estatuilla a mejor canción original por su Man or Muppet, en el necesario y triunfal regreso de los Teleñecos a la pantalla, canción de indudable inspiración conchordiana (sí, hoy estamos finos con los palabros).

Reino Unido, 2012:

The Midnight Beast son un trío cómico de Londres que consiguen la fama gracias a unos vídeos musicales que beben claramente del estilo de The Lonely Island y que se convierten de la noche a la mañana en exitazos de YouTube gracias, sobre todo, a la repercusión que les da la parodia de Tik Tok, el rompepistas de Ke$ha. Con tal bagaje consiguen lo que es, por ahora, la culminación de su trabajo estrenando una serie que bebe mucho del formato de, ya lo habrán imaginado,  Flight of the Conchords.

Pero no piensen a partir de este improvisado y resumido resumen que estos chicos son unos simples imitadores, no. Si bien es cierto que no inventan nada nuevo y parten desde un terreno ya allanado por otros también es cierto que representan una singularidad para el género. 
Stefan Abingdon, Dru Wakely y Ashley Horne, que así se llaman las criaturas, hacen de sus particularidades su seña de identificación. Estos tres chavales, que a simple vista no se diferencian de cualquier guiri ebrio de esos que pueblan nuestras soleadas playas, son la respuestas sucia y descarada de sus referentes y lo demuestran con una puesta en escena feísta tan reconocible de las producciones inglesas.

¿El argumento? La autobiográfica y ficticia historia de como tres amigos malavenidos intentan triunfar en el negocio de la música. El humor inglés más juvenil, el de Skins o Misfits, a ritmo de sintetizadores y números
 musicales imposibles. Imperdible.

[+] The Midnight Beast en Spotify, canciones de la serie incluidas.