4 de noviembre de 2012

Star Wars versión doméstica

Es una de las noticias de la semana. Disney ha comprado LucasArts por cuato mil millones de dólares y nada más saberse la noticia se anunció que ya se prepara un nueva trilogía de la joya de la corona de la compañía, Star Wars, por lo que habrá que esperar otro boom de merchandasing galáctico así como una constante explotación de una franquicia que lleva ya cuarenta y cinco años sin cerrar el grifo de los beneficios.

Y es que el llamado "universo expandido" de la saga es tan prolífico como rentable y abarca todo el espectro cultural. A los libros, cómics, videojuegos hay que sumarle una buena cantidad de spin-offs y especiales para televisión que no pasan de ser, salvo honrosas excepciones, productos de segunda categoría y que a continuación vamos a pasar a recopilar en un ejercicio de responsabilidad pública sin precedentes. O no.

Comencemos, por estricto orden cronológico, por el más infame producto de la saga y, a la vez, el más cariñosamente recordado de todos aunque solo sea por el fracaso estrepitoso de la premisa, el Star Wars Holiday Special (CBS, 1978). Para que se hagan una idea del despropósito que tenemos entre manos esta primera incursión de Star Wars en la  televisión es uno de los pocos movimientos creativos y comerciales de los que George Lucas se arrepiente en público [1]. Tal es la leyenda negra de este pseudo programa de variedades que únicamente se emitió enteramente el día de su estreno y nunca más se produjo una reposición. Con la escusa argumental de poder llevar a tiempo a Chewbacca a su planeta natal para poder reunirse con su familia a tiempo para celebrar las fiestas y la participación del cast original de la película se intercalan una serie de gags sin gracia, números musicales fallidos y decenas de escenas perturbadoras que pueden ver en esta lista de reproducción bajo su propia responsabilidad.

Con la finalización de la trilogía original y la confirmación de la saga como un fenómeno cultural, publicitario y económico internacional se produjeron dos telefilms que se emitirían en años consecutivos en ABC protagonizados por los ewoks, los Jar Jar Binks de los ochenta. Caravan of Courage: An Ewok Adventure en 1984 y su secuela The Battle for Endor un año después se alejaban del concepto de ciencia ficción y abrazaban la aventura y fantasía para toda la familia. El éxito en ambas cintas tanto en el mercado VHS como en Europa, donde fueron estrenadas en cine en la mayoría de países, hizo que en el mismo 1985 la cadena siguiera explotando la fama de los ewoks con una serie de animación que duraría dos temporadas y que se emitiría junto a Droids, otra serie de animación precuela del Episodio IV, que en este caso seguía las aventuras de C3PO y R2-D2 en su incesante lucha de huir de todos los dueños a los que habían sido asignados. Al contrario que Ewoks, Droids solo contó con una temporada que fue repuesta un año más tarde para seguir emitiéndose en programa doble junto a la serie de los irritantes peluches.

Dieciocho años hubo que esperar para ver otra serie de la saga en televisión. Y en este caso se pude decir que la espera mereció la pena. Clone Wars (Cartoon Network, 2003-2005) fue una microserie animada concebida para llenar el hueco entre los episodios II y III de la trilogía moderna. Pero nunca un relleno tuvo tanta enjundia e importancia como tuvo este. Con el maestro de la animación Genndy Tartakovsky al mando de la misma y una duración por clip que no rebasaba en ningún momento los quince minutos, Clone Wars [2] resultó ser un juguete en manos de Tartakovsky, que no dudó en utilizar la serie para seguir desarrollando el maravilloso libro de estilo con el que ya había maravillado con su anterior serie, Samurai Jack (Cartoon Network, 2011-2004). Con una historia y diálogos casi nulos toda la acción se centra en diferentes y espectaculares batallas desarrolladas y coreografiadas con un pulso nunca visto en la saga. Clone Wars es, por méritos propios, no solo el mejor producto televisivo basado en el universo Star Wars, si no el único que se se salva de la mediocridad general de la trilogía moderna de la franquicia. Por lo que nunca, nunca, deben confundirla con la que es, por ahora, la última serie de la saga que se está emitiendo, The Clone Wars.


The Clone Wars (Cartoon Network, 2008-...) nace al amparo de la película de animación generada por ordenador estrenada el mismo año que su debut en televisión. Al contrario que su predecesora cuenta con un formato convencional de episodios de veinte minutos englobados en temporadas, cinco por ahora, de veintidós. Ningún rastro de la serie de Tartakovsky queda en ésta excepto el nombre y el periodo de la historia que narra. Por lo demás nos encontramos ante otro producto tipo de la saga que abraza toda la mediocridad en la que está aparcada la franquicia actualmente y, que tras el anuncio de la compra de Lucas Arts por Disney, posiblemente abandone su franja en Cartoon Network para mudarse a Disney Channel.

El futuro de la saga es incierto como lo es el de sus adaptaciones televisivas pero es de esperar que con la compra de Disney se revitalice algo la producción y calidad de la misma. Por un lado es buena señal la costumbre que Disney ya ha demostrado con la compra de Pixar y Marvel de dar una relativa independencia a estos estudios pero por otra parte a lo mejor lo que necesita la saga es justamente eso, un cambio radical en su marcha creativa. Por lo pronto el proyecto animado de Seth GreenMatt Senreich, las mentes detrás de Robot Chicken (Cartoon Network, 2005,...), ya es una realidad a la espera de estrenarse. Por lo visto en su trailer, Star Wars Detours significará una traslación del humor y la parodia marca de la casa de Robot Chicken - serie que nunca se ha privado de parodiar la creación de Lucas - al universo de Star Wars. 



[1] Que no les extrañe que ahora que es cuatro mil millones más rico a Lucas le de por ir casa por casa, videoteca por videoteca y disco duro por disco duro eliminando totalmente cada copia que se encuentre de este impío especial.

[2] Cuya dos temporadas podéis ver integras en esta lista de reproducción de YouTube.