4 de marzo de 2013

El final de Parks and Recreation


Si ustedes andan con pies de acero por Internet y son capaces de esquivar todo tipo de tweets, noticias, entrevistas, notas de prensa, trailers y fotos promocionales es posible que a continuación se encuentre con algún que otro mínimo spoiler. Que ya sería mala suerte que después de tanto trabajo llegarán aquí y, ¡bam!, a tomar por saco tanta precaución. Así que ya saben, si son spoilersfóbicos deberían dejar de leer ahora. Aunque como un sabio dijo un día, "no es tan importante el qué si no el cómo".

No se asusten por el título, que Parks and Recreation no ha acabado aún. Pero ha podido hacerlo ya en numerosas ocasiones, tantas como temporadas lleva en antena. Y es que no es ningún secreto que la audiencia de la serie es inversamente proporcional a su calidad y que cada final de temporada se enfrenta a la incertidumbre de la cancelación. Es por ello que cuando en cada final de temporada vemos como se cierran a lo grande las tramas de cualquiera de los personajes no solo se hace por un tema de estructura o de estilo si no que también se debe a razones de práctica y poca fe,  puesto que cada final de Parks and Recreation ha sido diseñado pensando en la posibilidad de que fuera el último.

Eso nos lleva a Leslie y Ben, el decimocuarto episodio de la quinta temporada de la serie, el decimotercero [1] en el calendario de producción oficial y el último de la primera tanda de episodios que NBC ordenó antes de, gracias, decidir darle temporada completa al uso a la serie. Un episodio que fue escrito, producido y previsto como más que posible final de la serie y que desborda por los cuatro costados esa sensación. Sumamente divertido a la vez que dulce y nunca empalagoso, como solo Parks and Recreation es ahora mismo capaz de hacer, el capitulo acaba reuniendo alrededor de Leslie Knope (la siempre inconmensurable Amy Pohler) a toda una serie de personajes que están ahí por la influencia que ella ha supuesto para todos ellos. Una influencia que ha sido contada desde el primer episodio de la serie y cuya concordancia final es esa boda. Un cierre grandioso, cíclico y coherente. Un ensayo de veintidós minutos sobre la personalidad y comportamiento de los diferentes caracteres de la serie. Pero, claro, no es el final.

Porque como ya les he dicho la serie consiguió una temporada completa y podrá seguir indagando en las vidas de estos trabajadores del departamento de parques de Pawnee. Una oportunidad para ser testigos del cumplimiento de otra etapa vital en las relaciones de estos personajes. Además, gracias a la inteligente decisión de emitir en la misma noche el siguiente episodio se consigue no dar la sensación anti climática de continuación no esperada que se podría haber notado, más si tenemos en cuenta el parón de dos semanas que va a sufrir la emisión de la temporada. Así, "Correspondents’ Lunch” continúa con la dinámica de la serie acertando en pasar la página de la boda rápidamente y devolviendo a la serie a su camino habitual, directa hacia el siguiente gran evento que, como cada año, no sabremos si es el final o no.

[1] Women in Garbage es el episodio de la segunda parte de la producción que se "coló" entre estos primeros trece.