12 de abril de 2013

Defiance, la apuesta de Syfy

Desde su cambio de nomenclatura, Syfy quiso alejarse un poco de su imagen asociada a un público exclusivo de la ciencia ficción. Aprovechando el final de series y franquicias tan importantes para el canal como Stargate y, sobre todo, la reimaginación de Battlestar Galactica, la cadena perteneciente a NBC Universal se arriesgó a ampliar sus miras buscando un público algo más generalista, a la estela de otros canales de cable básico como USA o TNT. En la práctica esto supuso una apuesta mayor por la fantasía y los realities, así como un contrato con la World Wrestling Entertainment para hacerse con los derechos de emisión de uno de los programas insignia de la lucha libre americana, SmackDown. Pero echando un ojo a los últimos upfronts que presentó la cadena se avista una querencia por querer volver a otros tiempos pasados con la inclusión de varios proyectos que abrazan la ciencia ficción más clásica [1], esa que hacía reconocible al canal.

La joya de la corona y principal apuesta de la cadena para comenzar esta vuelta a los orígenes es Defiance, que nace como un proyecto transmedia muy ambicioso entre la televisión y la industria del entretenimiento doméstico. La experiencia Defiance se ha diseñado como un todo entre serie y videojuego que se retroalimentarán entre sí ofreciendo una experiencia inmersiva total en el contexto de la historia a los usuarios. El problema, claro está, será ver como funcionará en la práctica este intercambio entre iguales y, sobre todo, comprobar hasta que punto es una decisión acertada a la hora de desarrollar el devenir de la serie.

Por lo visto en su extenso piloto, Defiance es una amalgama de lugares comunes del género que apuesta por alejarse un poco de la solemnidad en la que parecía encontrarse últimamente la ciencia ficción televisiva más reconocible (las series conocidas desde hace tiempo como "las nuevas Lost") y parece tener la intención de volver a las formas e intenciones pasadas, los tiempos de los spin offs de Star Trek, Stargate o, por aquello de que comparten creador, Rockne S. O'Bannon, SeaQuest o Farscape. La premisa de la serie nos coloca en un futuro en el que la Tierra ha sido colonizada y devastada por una serie de aliens de distintas razas y en la que tanto nativos como visitantes conviven en una constante calma tensa entre ellos.

Así pues la serie recoge el espíritu fronterizo y de reconstrucción del western más clásico [2] y lo sitúa en un mundo fantástico de post guerra en el que los habitantes de Defiance, la antigua St. Louis, forman una comunidad heterogénea de diversas razas con intereses políticos y económicos propios. Todo ello revestido con una la lograda ambientación, que se aprovecha de una producción mixta entre un maquillaje más clásico y unos efectos digitales bastante resultones, no nos olvidemos que esto sigue siendo televisión, a cargo del mismo equipo que ya sorprendió con Galactica [3]. En definitiva, Defiance es una serie que bebe mucho de sus referentes y que por ello cae constantemente en tics y tópicos del género. Pero por encima de ello hay un interés por el entretenimiento más puro unido a una producción por encima de la media que la convierten en un producto interesante que se aleja lo suficiente de las propuestas que le rodean, llenando así un hueco que parecía vacío hasta ahora.

[1] Entre estos proyectos se puede destacar el remake del clásico de Terry Nation (creador de los Daleks de Doctor Who) Blake's 7, la adaptación de la saga literaria del Mundo Anillo o Helix, el nuevo proyecto de Ron "Galactica" Moore.

[2] Aquí los referentes son, salvando las distancias, Deadwood y Firefly.

[3] No es el único aspecto que comparten Defiance y Galactica. Ambas series tienen como compositor al gran Bear McCreary. En Spotify ya pueden escuchar la banda sonora del videojuego, que comparte muchos temas, si no todos, con la serie.