12 de julio de 2013

United


El 5 de febrero de 1958 los Busby Babes, una generación de jóvenes futbolistas pertenecientes al Manchester United, empataron a tres en la vuelta de los cuartos de final de la Copa de Europa contra el Estrella Roja de Belgrado lo que, gracias al dos a uno de la ida en Old Traffor, les valió para ganarse una plaza en las semifinales de la competición contra otro clásico del fútbol europeo, el Milán italiano. Y hasta aquí, como los aficionados al balompié ya sabrán, las buenas noticias. Porque ocho de esos jugadores, al igual que otras quince víctimas de un total de cuarenta y cuatro pasajeros, nunca volverían a pisar suelo inglés perdiendo la vida cuando el avión que les iba a llevar a casa se estrelló en la pista del aeropuerto de Munich, donde el aeroplano de solo seis años de antigüedad había estacionado horas antes para realizar una programada parada para recargar combustible.

United es la película para televisión de BBC que narra la leyenda y tragedia de este equipo de muchachos reclutados y entrenados por Jimmy Murphy (David Tennant) bajo la tutela y mando del mítico manager del Mancherster United, Matt Busby (Dougray Scott). La película centra su tensión dramática alrededor de las figuras del propio Murphy, encargado de recomponer el equipo y que se salvó del accidente por estar ese mismo día entrenando a la selección de Gales, y de Bobby Chalton (Jack O'Conell) uno de los supervivientes y leyenda viva del club y del fútbol mundial.

Escrita por Chris Chibnall, fogueado guionista de la cadena que tras su trabajo en Life of Mars, Torchwood, Doctor Who o Ley y Orden este mismo año ha visto como su Broadchurch ha sido un éxito en en el canal ITV, esta United se presenta con aire de biopic para recordar las hazañas de un equipo campeón que tras la tragedia nunca se rindió y que a pesar de que deportivamente tardaría muchos años en recomponerse se ganó a pulso el calificativo de leyenda. Con una producción y actuaciones que desde aquí solo podemos alabar y envidiar [1] Chibnall construye este drama deportivo a base de épica, tragedia y culpa que no es totalmente fiel con lo hechos ocurridos [2] pero que, sin embargo, hace un repaso casi documental a los antecedentes y consecuencias de la tragedia.

Pero donde acierta de verdad la película es en el retrato de ese fútbol primigenio que visto con ojos modernos nos parece hasta irreal. Una época en la que en los vestuarios las camisetas olían a sudor y a humo de tabaco por partes iguales, en la que en los equipos la gente de fútbol todavía tenía mucho que decir o en la que el sentimiento y emoción que iban unidos a jugadores y clubes eran auténticos, sentidos, y no salían de elaboradas y manipulativas campañas de marketing. Un tiempo en que la Copa de Europa daba sus primeros pasos y el profesionalismo de los jugadores estaba en pañales. Unos años en los que se forjaban mitos a base del boca a boca y transistor y de jugadores que llenaban campos en los que una vez a la semana todas las clases sociales se reunían para sentirse propios de la única cosa que tenían en común, su equipo de fútbol. En tiempos en los que este deporte parece perder identidad a base de talonario e intereses que nada tienen que ver con el fútbol, United representa una mirada nostálgica a los tiempos en los que las leyendas fueron construidas y que nos reconcilia y recuerda porque algunos tenemos tanta pasión por ver a veintidós tipos dándole pataditas a un balón.

[1] La casualidad ha hecho que justo cayera esta United en mis manos la misma noche que en Telecinco estrenaba su tv movie sobre Mario Conde y las diferencias son tan abismales que no voy a perder mi tiempo, ni el suyo, en enumerarlas.

 [2] Se obvia la mención a ciertos jugadores en detrimento de otros (solo seis de los diecisiete jugadores son nombrados) y se muestra a Mark Jones como capitán cuando en realidad en ese momento lo era Roger Byrne.