6 de agosto de 2014

Comedia buena, comedia mala, comedia peor

Es verano y FX ha decido en cuestión de semanas estrenar tres comedias con las que llenar su parrilla durante estos días de calor en los que mucha gente deja de ver la televisión. El resultado son tres series bastante diferentes entre sí, no solo en contenido y formato si no en calidad o interés. Así que no esperéis encontrar la nueva Louie o It's Always Sunny in Philadelphia entre ellas, porque os llevaréis un buen chasco. Comencemos.

You're the Worst, la buena:
Solo por comparación con las otras dos series que nos ocupan You're the Worst sí merece al menos que se le de una oportunidad. Aquí tenemos a él, (Chris Geere), un cínico escritor no tan famoso como querría y a ella, (Aya Cash), una auto destructiva publicista.  Y aunque es cierto que el piloto establece muy rápido, y puede que con demasiada repetición, que sus dos protagonistas son lo peor y que su relación solo se basa en un continuo tira y afloja no es menos cierto que en los siguientes episodios se intenta construir algo interesante a partir de ello y ponerle más flecos a la historia. Ayuda mucho la química entre los dos actores y que poco a poco se le de más cancha a sus personajes secundarios, los más perjudicados por el excesivo foco que recibe la pareja protagonista. 

Married, la mala:













Paradme si veis que esto que cuento os empieza a sonar. Un matrimonio con hijos que llevan toda la vida juntos han perdido toda la química que tenían y no hacen otra cosa que discutir el uno con el otro constantemente, sobre todo en cuanto a sexo se refiere. Una historia sobre la crisis de los cuarenta sacada del molde Apatow a la que no la salva ni tener como protagonista a Judy Greer y de secundarios a unos infrautilizados Jenny Slate y Bret Gelman, gente a la que (casi) siempre merece la pena echarle el ojo.

Partners, la peor:

No deberíamos olvidarnos de que FX es la cadena en la que se emite tanto Anger Managment como las reposiciones de Two and a Half Men. Teniendo esto en cuenta pasemos a hablar de esta Partners, que de la mano de Robert L. Boyet (sí, el de Miller-Boyet de toda la vida), trae de vuelta a Martin LawrenceKelsey Grammer a la televisión en una sitcom sobre dos divorciados tan clásica que al verla tendrás que frotarte los ojos para comprobar que no has viajado a los noventa. Siguiendo el ejemplo de la serie de Charlie Sheen la cadena ha encargado diez episodios y según como les vaya encargaran otros noventa, cantidad más que suficiente para que los problemas económicos que Lawrence y Grammer deben estar pasando para aceptar participar en esto se hayan disipado.