10 de julio de 2015

The Chris Gethard Show


En la superficie del planeta Hollywood, Chris Gethard es uno de esos eternos actores secundarios que tras diversos proyectos fracasados (Big Lake, Comedy Central) se dedican a vagar por los principales programas de éxito (The Office, Parks and Recreation) en papeles semi-recurrentes en el mejor de los casos (el jefe blandengue de Ilana en Broad City). Pero en las profundas catacumbas de internet, Chris Gethard es el líder espiritual de un grupo de gente rara que semana a semana producen esa fiesta loca de comedia llamada The Chris Gethard Show.

Originario de Nueva Jersey, Gethard (pronunciado "Geth-ard", no "Get-hard") debutó el prototipo de su programa en su alma máter, el Upright Citizens Brigade Theater. Tras varios intentos de exportarlo a Los Angeles, Chris se dio cuenta de que no quería perder la libertad y el caos que tan bien se lleva con el humor de improvisación y tan mal con las grandes cadenas de televisión en Estados Unidos. La solución: montar su propio show con dinero de su bolsillo, amigos por empleados/voluntarios y emitirlo en la televisión de acceso público de Nueva York y en internet. El resultado: cuatro años, 152 episodios, una comunidad de fans única y, por fin, un programa de televisión "de verdad".

¿Pero de qué se trata The Chris Gethard Show? Sobre lo que se les ocurra esa semana, básicamente. En TCGS todo está pensado (o no pensado a propósito) para fomentar el caos, la espontaneidad y la impredecibilidad de cada minuto. Llamadas del público incómodas, sketches físicos en los que todo puede salir mal, temas de conversación absurdos; todo gira en torno a la comedia de improvisación que tan bien se les da a Gethard y compañía. Por increíble que parezca, todo ésto funciona sorprendentemente bien y cuando no lo hace, se convierte en una fuente de risas más. Ejemplos: 
  • En el segundo episodio, el estudio donde normalmente graban el programa estaba ocupado por otra persona (que se convirtió en su némesis). El episodio de esa semana fue simplemente Chris y sus amigos contestando llamadas del público durante una hora. [TCGS #2 - The episode where everything started]
  • En ese mismo episodio, una mujer llamó porque no entendía lo que estaba viendo. Chris invitó a esta mujer al estudio, la mujer apareció al rato y se convirtió en un personaje recurrente del programa, inventando una de las tradiciones de TCGS: los Randoms, personajes recurrentes aparecidos de la nada.
  • En otro episodio, la premisa consistía en que si Chris contestaba preguntas personales sobre sus amigos de forma incorrecta, un boxeador profesional debía darle un puñetazo en alguna parte del cuerpo. [TCGS #8 - The Kickboxer Episode]
  • En otro episodio, si alguien pronunciaba una palabra secreta (que la audiencia sabía y llamaba para forzarla) eran atacados por un grupo de vándalos con bates de goma. [TCGS #5 - The Whiffle Bat Gang Episode]
Creo que se hacen una idea. En realidad no, porque ahí reside la belleza de este programa, en ningún momento sabes lo que va a pasar después. En Basura and TV adoramos TCGS porque nos sentimos identificados con sus ideales de hacer lo que a uno le apasiona por amor al arte y utilizar las limitaciones propias para auto superarse y convertirlas en bazas. Escoge un episodio cualquiera y no te cuestiones qué hace esa señora mayor en el fondo con los hoola-hoops o de dónde salió ese tipo peludo en bañador que solo interviene para proponer dilemas. Déjate llevar por tornado de improvisación, incomodidad, inocencia amateur y amor por hacer reír a la gente que es The Chris Gerhard Show.

Quizás la mejor forma de afrontar TCGS sea empezar con la versión “profesional” del programa que se emite actualmente. Una versión del programa condensada para la televisión y más accesible para el gran público, pero que no pierde ni una pizca del encanto de la original. A día de hoy hay seis episodios emitidos y diez confirmados en total. Esperamos que puedan seguir durante muchos episodios más, esta gente se merece un sueldo por lo que hacen. Pero si no, no estamos preocupados porque sabemos que el espíritu TCGS seguirá vivo de alguna forma u otra.

[+] The Carson of Cable Access, artículo en la revista New York.