12 de noviembre de 2015

Master of None


Aziz Ansari es una persona culturalmente inquieta. Cuando este cómico de origen indio y graduado por la universidad de Nueva York no está creando su nueva serie o grabando nuevos especiales de comedia para Netflix, ocupa su tiempo libre en investigar [1] y escribir un libro (Modern Romance: An Investigation) sobre como afectan las nuevas tecnologías a las relaciones de pareja modernas. Y es importante recalcar esto a la hora de hablar de Master of None (Netflix, 2015, ...) porque puede que su imagen de cómico histriónico eche a mucha gente hacia atrás a la hora de acercarse a una comedia intimista, de carácter casi biográfico y con intención de construir una voz propia.

Junto a Alan Yang, guionista al que conoce desde los tiempo de Parks and Recreation, Ansari se embarca en la misión de diseccionar los avatares de la vida moderna de cualquier treintañero a la vez que repasa el impacto que tiene su etnicidad en las relaciones laborales, familiares y románticas. Gracias a ello ambos guionistas son capaces de construir cada episodio al rededor de una idea (los estereotipos de raza, la tradición frente a la modernidad, el trato desigual del hombre hacia la mujer...) e intentar ofrecer distintos puntos de vista no siempre compatibles entre sí. Pero lo que hace que este acercamiento a la comedia funcione es la sensibilidad y empatía que Ansari muestra en su interpretación y, sobre todo, en el tratamiento de esos temas que aborda con una mirada curiosa y alejada de la condescendencia o el cinismo.

Su Dev, y el resto de personajes que le rodean, son hijos de su tiempo. Mujeres y hombres de mediana edad, acomodados, a los que la vida les ha dado casi todo lo que podían pedir y cuyos problemas existenciales son fruto más de su inmadurez emocional que de otra cosa. Pero como he dicho anteriormente, la habilidad de Ansari y Yang de mostrar empatía por estos personajes aleja la historia de ser otro compendio de "whites (and indians) people problems" y así consiguen ofrecer una radiografía social sobre la generación millenial y sus circunstancias.

Y como sus personajes, la serie en sí también es hija de su tiempo. Un tiempo en el que la producción ya no es exclusiva de las cadenas tradicionales y en las que otras plataformas, como Netflix en este caso, han entrado para intentar cambiar las reglas del juego. Solo una plataforma así, o algún canal de cable premium, hubieran apostado tan fuerte por darle esta oportunidad a Ansari que, de no haber sido así, posiblemente tendría que seguir ganándose el pan encasillado como secundario roba escenas esperando su oportunidad en vez de demostrar que como cómico tiene mucho que decir. Y con Master of None se ha asegurado que sigamos prestándole atención a lo próximo que tenga que contarnos.

[1] Ansari, junto al sociólogo Eric Klinenberg, crearon este hilo en Reedit dónde pedían la colaboración y la experiencia de los usuarios de la página sobre el ligoteo 2.0.