27 de septiembre de 2012

Departamento de Estadísticas Inventadas: Temporada 2012/2013

Es tal el aluvión de estrenos de las cadenas estadounidenses y tan paupérrima la calidad de la mayoría de estos que desde Basura and TV, su blog de confianza siempre a los pies de su señora, hemos decidido que mejor no gastar nuestro preciado tiempo de escritura ni su aún mayor preciado tiempo de lectura y dejar claro, con unos simple gráfico de que estamos hablando para que ustedes mismos saquen sus conclusiones. 



[+] Bonus Track:



24 de septiembre de 2012

La verdadera Treme

Treme ha vuelto a nuestras vidas con el comienzo de la tercera temporada y para celebrarlo vamos a intentar diseccionarla desde un punto de vista diferente. Y es que en ese afán de recrear con total exactitud las vidas y experiencias de Nueva Orleans, la serie no solo basa la mayoría de sus personajes en personalidades de distinto índole cultural de la ciudad si no que, para dotar de mayor realismo el relato, juega a intercambiar la realidad con la ficción consiguiendo que la pequeña línea que separa ambas sea constantemente cruzada con la participación de mucho de esas celebridades en pantalla.

Empecemos con lo más evidente, Antoine Batiste, el díscolo trombonista y pesadilla de todos los taxistas de Nueva Orleans está inspirado en el trompetista Kermit Ruffins que a su vez tiene un papel recurrente en la serie interpretándose a sí mismo. Ruffins es además fundador de la Rebirth Bass Band, los autores del Feel Like Funkin' It Up, la primera canción en sonar en la serie y uno de los himnos oficiosos de esta. Pero la implicación de Ruffins no se queda aquí, porque también hemos podido ver en la serie una de sus famosas barbacoas, que lleva realizando desde 1992 cada jueves junto a otra de sus bandas, la Barbecue Swingers.

Todos los excesos, excentricidades y genialidades de DJ Davis, Steve Zhan, tienen un dueño que, con solo ver la portada de su página web, no es otro que el músico Davis Rogan. Rogan es uno de los consultores para la serie con los que David Simon y  Eric Overmyer contaron desde el principio del proyecto y autor de todas las canciones que DJ Davis crea e interpreta en la serie. Y si por si esto fuera poco, además le habéis podido ver como el pianista de la banda que este crea en la segunda temporada de la serie. Además fue el responsable de enseñar a tocar el piano, Nueva Orleans style, a Michiel Huisman, el actor de origen alemán que interpreta a Sonny que además es también músico.

Si alguna vez visitáis Nueva Orleans y lleváis con vosotros un buen fajo de dólares no dejeis la oportunidad de pasaros por Bayona, el restaurante de cuatro estrellas que Regina Keever y Susan Spicer abrieron en 1990 porque el personaje que interpreta Kim DickensJanette Desautel, y su inseparable cinta de cocina están basados en la chef Spicer.

Seguro que recordáis al pasional personaje que John Goodman interpretaba en la primera temporada, Creighton Bernette. Craig no era más que el alter ego de Ashley Morris, famoso bloguero político de Nueva Orleans, autor e inspirador de los famosos discursos sobre la situación de la ciudad que aún podéis leer en su blog. Morris era también devoto confeso de The Wire y autor de New Package, blog sobre la serie por el que pudo conocer a Simon y servir de ayuda para la concepción de Treme. Lamentablemente Morris se suicidó poco después de que la HBO diera luz verde a la serie, en abril de 2008.

Donald Harrison Jr, saxofonista que ha aparecido en la serie durante nueve episodios es, además, la inspiración para la familia Lambreaux. Como el personaje de Delmond, Rob Brown, es un excepcional músico de jazz arraigado a la cultura de Nueva Orleans que, como lo fue su padre, es Jefe Indio. Así pues fue como Harrison, que al principio solo iba a servir como consultor para el personaje de el Gran Jefe Albert Lambreaux (Clarke Peters) acabó sirviendo como inspiración para desarrollar a ambos personajes.

Pero la cosa no acaba aquí, claro, porque hay infinidad de músicos que una de dos, o se interpretan a sí mismos o a personajes basados en su carrera musical.

Annie, la irresistiblemente adorable violinista y novia de DJ Davies es interpretada por Lucia Micarelli, violinista profesional y colaboradora habitual de Jethro Tull. Su mentor en la serie, Harley, no es ni más ni menos que el músico, productor, actor y escirtor Steve Earl, que ya tuvo un papel en The Wire, y cuya canción This City fue la elegida para los titulos de credito del último episodio de la primera temporada, que fue dedicado a David Mills, periodista, escritor y guionista colaborador de Simon desde los tiempos de The Corner.

John Boutteautor de la sintonía de la serie, apareció en la primera temporada como parte del elaborado plan de Davis para convencer a Janette de quedarse en Nueva Orleans. Pero no es más si no uno de los muchos músicos y bandas que nos han honrado con un cameo en la serie. Agárrense porque la lista es larga: Galactic, Trombone Shorty, Coco Robicheaux, Elvis Costello, Dr. John, Deacon John o la The New Orleans Jazz Vipers entre otros muchos que seguro que se me escapan.

20 de septiembre de 2012

Los Tops de Basura and TV: Cinco locuelos Tumblrs sobre series (III)

Ey, ¿qué tal el verano? Espero que hayan tenido tiempo para relajar la mente porque una vez más, la tercera, aquí venimos con la intención de ofrecerles una buena excusa para mantenerse entretenidos mientras que hacen que estudian, trabajan o escuchan a su cónyuge. Una vez más les traemos cinco locuelos Tumbls sobre el mundo de la televisión que harán que sus horas de procrastinación sean más llevaderas. Comencemos:

Eye on Springfield:



Recopilación de imágenes de las nueve primeras temporadas de Los Simpson, o como prefieren decir los propios autores de este Tumblr "de cuando la serie aún era graciosa". Una retrospectiva concienzuda de la época en la que la serie estaba en la vanguardia del humor. 

19 de septiembre de 2012

Summer of '12

A lo mejor ustedes no se han dado cuenta aún, pero este verano de 2012 será recordado, televisivamente hablando, por todo lo alto. O al menos debería, claro, porque nunca se sabe por donde van a discurrir los deseos de los espectadores. De todas formas, déjenme hacer un rápido repaso de porqué tal afirmación desglosando lo más granado que nos ha dado, y están dando, estos locos meses de calor:

Dios bendiga a la Reina:



Para llevar un orden en pos de que ustedes no se hagan un lío, empecemos por las series que nos vienen desde la Pérfida Albión que, una vez más, superan en calidad, riesgo e innovación al resto de ficción proveniente de Estados Unidos. En estricto orden alfabético, estás son las series que ustedes no deberían perderse:

A Touch of Cloth (Sky): Ojo, que con mucho menos ruido que el que suele generar Charlie Brooker, esta A  Touch of Cloth ya va para serie de culto con solo dos episodios emitidos, que forman una trama cerrada entre ellos, y con la promesa de más casos por venir. Brooker, fogueado guionista cómico, recoge toda la herencia del policíaco inglés y crea una parodia del género basada en lo que podíamos llamar "humor serio" con Aterriza Como Puedas como principal inspiración y una retahíla de chistes, gags y guiños que al más mínimo pestañeo puedes perderte. Y es que este aspecto puede ser el que más se le pueda achacar a la serie, tal torrente de chistes lanzados sin frenos puede llegar a hastiar a más de uno. Al que escribe, afortunadamente, no.

Bad Education (BBC Three): Siguiendo el estilo de la última comedia adolescente británica encabezada, más por fama que por calidad, por The Inbetweeners, nace esta Bad Education, serie sobre un jovencísimo profesor de instituto público y la fauna, estudiantil y docente, que le rodea. El proyecto nace de la mente de su guionista y protagonista, Jack Whitehall, al que no hace mucho podíamos ver, y seguiremos viendo, en Fresh Meat, otra comedia deudora de esta corriente aderezada, además, con ese relato de la adolescencia británica proveniente de Skins. Pero volvamos a lo nuestro, Bad Education, pese al a veces excesivo protagonismo de Whitehall, es otra muestra de la excelente comedia fresca y rápida que exportan los ingleses. 

Blackout (BBC): Cambiamos totalmente de registro para dar con esta Blackout, miniserie policíaca de tres episodios sobre un policía que tras una noche de excesos se encuentra con la posibilidad de haber sido el culpable de un asesinato. El siempre excelente Christopher Eccleston, que no hace poco ya maravilló con un registro muy parecido en la también recomendable The Shadow Line, encabeza una historia de claroscuros, dudas existenciales y caída a los infiernos que no desmerece en ningún momento.

Moone Boy (Sky): Volvemos a la comedia de manos de un titan de esto como lo es Chris O'Dowd, que al igual que Whitehall con Bad Education crea, escribe y protagoniza esta historia de un chaval irlandés de finales de los ochenta y su amigo imaginario. Pero al contrario que Whitehall, O'Dowd sabe perfectamente echarse a un lado y sacar el máximo jugo a un variado y excéntrico grupo de personajes secundarios que pueblan esta historia con muchos toques biográficos y un gran trabajo de producción que recrea la vida pasada del típico pueblo irlandés.

Parade's Ends (BBC Two): No hay diversión sin la consabida gran adaptación de la literatura de época inglesa por parte de la BBC. Esta vez le toca el turno a El Final del Desfile de Ford Madox Ford y el resultado es todo aquel que se puede esperar de estas apuestas por parte de la cadena británica por excelencia. Producción, ambientación y vestuario excelentes, grandes interpretaciones con Benedict Cumberbatch y Rebecca Hall al timón y un cuidado sumo por la adaptación fiel de la obra original. Al igual que en la novela, los saltos temporales y los cambios de puntos de vista son constantes para contar esta historia sobre la Guerra Mundial y las pasiones, mentiras e hipocresía de la clase alta inglesa.

The Hollow Crown (BBC Two): No hay diversión sin la consabida gran adaptación de la literatura clásica inglesa por parte de la BBC. Esta antología de cuatro películas para televisión producida por Sam Mendes adapta la segunda tetralogía de los Reyes de Shakespeare: Ricardo II, las dos partes de Enrique IV y
Enrique V. El resultado es una adaptación densa como el material original con una producción muy cercana al teatro televisado pero apoyado, como no, por unas actuaciones y grandes escenarios naturales que solo podemos envidiar desde aquí.

The Midnight Beast (E4): ¿Qué decir de The Midnight Beast que no hayamos dicho ya? Solo nos queda reafirmarnos en lo dicho y generar, sí se puede, más ruido a la discusión. Para el que escribe, la comedia del año, por lo que representa y por los resultados que ha dado. Estos chicos se merecen todo y más.

Saltemos el charco:



Viajemos pues ahora al nuevo continente, que también ha hecho los deberes, pero con algo más de desgana. Menos mal que siempre nos queda Canadá, que ha dado la campanada esta vez.

Bullet in the Face (IFC): O Canada! La refrescante sorpresa del verano nos viene de manos de IFC (¡ya os dijimos que estuvierais atentos a esta gente!) con esta vuelta de tuerca al estilo tarantiniano y a la estética comic (¡hola Sin City!), en la que un antiguo asesino en busca de venganza se pasa al lado de los buenos cuando le meten una bala entre ceja y ceja y vuelve con la cara de un policía que el mismo mató. Si, es todo tan loco como suena y, además, cuenta con dos glorias como Eddie Izzard y Eric Roberts entre sus personajes secundarios. Una gozada para los sentidos.

Copper (BBC America): Curioso lo de esta Copper. Con todo lo prolífica que ha sido la producción inglesa va la BBC America, se lanza a estrenar su primera serie original en Estados Unidos y el resultado se queda en agua de borrajas. Y eso que detrás de ella gente como Tom Fontana, creador de Oz, o el mismo Barry Levinson. Pero todo se queda en una mezcla bastante complaciente que a golpe de gustar a todos al final no acaba gustando a nadie. No es mala serie, desde luego, y respira una atmósfera muy parecida a la de Deadwood, así que por ahora hay que dejarla continuar, porque elementos para ofrecer algo mejor tiene.

Longmire (A&E): Esta Longmire, sin embargo, con menos ruido ha conseguido un resultado más satisfactorio. Adaptacion de las novelas de Craig Johnson, nos encontramos con un policíaco con alma de western, un Justified bucólico y calmado con personajes melancólicos y de grandes principios. No ofrece nada nuevo pero lo que ofrece lo hace con pulso y calidad.  

Political Animals (USA Network): Miniserie que más que un acercamiento a la política americana acaba acercándose a ser más un drama familiar de esos que su creador, Greg Berlanti, nos tiene acostumbrados. Su mayor reclamo es el de una Sigourney Weaver interpretando a una Hillary Clinton wannabe.

Y sí, aunque este ha sido el año del preestreno en Intenet, vamos a dejar todas las novedades de las cadenas americanas para otro extenso artículo que por lo que llevamos visto, me temo, será más largo que este pero no tan entusiasta en cuanto la calidad de su contenido.

18 de septiembre de 2012

Live from New York...


... it´s Saturday Night.

Treinta y ocho años, y treinta y ocho temporadas, han pasado desde que un 11 de Octubre de 1975 se estrenará en la NBC un programa de sketches y variedades salido de las mentes de Lorne Michaels y Dick Ebersol, protagonizado por un grupo de cómicos que harían historia [1] y conducido cada semana por un presentador diferente. El resto es historia, historia que todavía se está escribiendo y que este pasado sábado comenzó una nueva etapa significativa en cuanto a los cambios producidos, unos necesarios, otros intrascendentes y otros, lamentablemente, irreemplazables.

La marcha de Abbey Elliot tras cuatro temporadas, tercera generación de Elliots que pasan por el programa tras su padre (reverencia) Chris Elliot y su abuelo Bob, no se torna dramática ni mucho menos. La buena de Abby, seguramente harta de estar en un segundo plano siempre detrás de Kristen Wiig, inició una búsqueda infructuosa de hacerse un hueco en la parrilla americana con su propia serie y ha acabado teniéndose que conformar con formar parte de la nueva temporada de How I met your Mother.

Pero remontémonos a 2005, año de la entrada de Kristen Wiig y Andy Samberg, los otros dos nombres que han dejado atrás a papá Michaels para seguir con su carrera. De la primera poco que decir que no se haya dicho ya. Durante los últimos años monopolizó prácticamente todo papel femenino del show con su cada vez más exagerado histrionismo y tras el éxito de Bridesmaids era de dominio público que más tarde o más temprano iba a abandonar el show. ¿Consecuencias? Vanessa Bayer ascendida al cast principal formando junto a Nasim Pedrad el dúo femenino principal para esta temporada, apoyadas por Kate McKinnon, que se incorporó a mitad del año pasado y dos nuevos fichajes femeninos de los que poco hemos podido ver en este primer episodio, las cómicas de improvisación  Aidy Bryant y Cecily Strong.

Pero lo de Andy Samberg, lo de Andy Samberg sí que es una marcha más dolorosa. Y no tanto por su valía personal, que también, si no sobre todo porque su ausencia significa dar carpetazo a una de las épocas más gloriosas que ha tenido el programa en sus casi cuarenta años de emisión. Evidentemente me refiero a la influencia de The Lonely Island, grupo que forma junto a  Akiva Schaffer y Jorma Taccone, y a sus Digital Shorts, que significaron una apertura del programa a la audiencia de internet, del meme, del vídeo de YouTube y del boca a boca. Durante un poco más de 100 ediciones, a las que le podéis echar el ojo aquí, los Digital Shorts se convirtieron en una parte esencial de cada programa, al igual que lo son el sketch político introductorio o el mismísimo Weekend Update. Por eso cuesta imaginar un SNL sin la ración semanal de Samberg y compañía, que han dejado un hueco que difícilmente podrá ser llenado.

Pero dejemos la nostalgia y veamos como se ha reestructurado el programa. El primer y significativo cambio llega con el "ascenso" de Jay Pharoah, con el cual al fin podemos ver un imitación de Obama en condiciones, esa que no pudimos disfrutar con el-hombre-para-todo Fred Armisen, que hacía lo que podía pero que, evidentemente, tenía que ser relegado en cuanto alguien con un poco de tablas se ganara la confianza de Lorne. Sobre lo demás, el programa ha empezado con fuerza recogiendo con los brazos abiertos todo el material que se les ha ido acumulando durante el verano. Lochte, la participación de Psy y su Gangnam Style (¡hola YouTube!) y, como no, tras anunciar Bill Hader que algo haría, Clint Eastwood y su bendita silla. Todo ello conducido por un Seth MacFarlane en su salsa tras el éxito de Ted, muy receptivo y participativo.

Así comienza la trigésimo octava temporada de SNL, con Hader, Sudeikis, Armisen y Kenan Thompson como los veteranos que tienen que echarse a las espaldas el programa este año a las órdenes de Seth Meyers. Y a seguir escribiendo historia.

[1] Que tienen que recitar de memoria como la lista de reyes Godos: Dan Aykroyd, John Belushi, Chevy Chase, Jane Curtin, Garrett Morris, Laraine Newman y Gilda Radner.